Make your own free website on Tripod.com

Home

Noticias y Cifras | Si yo tuviera cancer | Franciscano Cura el Cancer | Factores de Transferencia | Factores de Transferencia II | Parasitos y metales | Equinacea | Ajo, Palo de Arco y Noni | GRAVIOLA Anticancer Fruit | Graviola AntiCancer Fruit 2 | Más Sobre el Cancer | Salve su Cuerpo | Alternative Cancer Treatments | La Ley de Hierro del Cáncer | Tratamientos Oficiales | Terapias Alternativas | Quimioterapia?? | Quimioterapia 2 | Quimioterapia 3 | Médicos tercer causa de muerte en EE.UU. | Testimonios | Aviso Legal
Alternativas Contra el Cancer
Más Sobre el Cancer

Más articulos sobre el cáncer:

Cáncer, ¿Mejor que una Cura?
Laetrile-Vitamina B17
Cítricos contra el cáncer
El alcanfor: breve historia de un cambio de rumbo inesperado
Coenzima Q-10: Un arma que se perfecciona

La Terapia de Oxigenacion Hiperbarica

Cáncer, ¿Mejor que una Cura?

De la Sociedad Vegetariana Británica (Vegetarian Society UK), The Vegetarian

"Millones de libras se gastan cada año en la búsqueda de una cura para el cáncer. Pero las investigaciones están descubriendo que ciertas frutas y verduras contienen sustancias que ayudan a protegernos de esta enfermedad mortal". - Jane Brophy, experta en dietética.

La gente teme más al cáncer que a cualquier otra enfermedad, lo cual no es sorprendente, puesto que 440 individuos mueren de cáncer diariamente en el Reino Unido. De hecho, con un cuarto de las muertes en el Reino Unido debidas al cáncer, la única enfermedad que mata a más gente es la enfermedad cardíaca.

Pero si se padece cáncer, la posibilidad de ser curado es mucho mayor de lo que la mayoría de la gente cree, especialmente si se detecta muy temprano. Y mientras que millones de libras se gastan cada año en la búsqueda de una cura para el cáncer, muchos científicos creen que se podría hacer más para prevenir estas muertes prematuras con un paso simple: la modificación de la dieta.

Muchos estudios científicos sobre vegetarianos muestran que están menos predispuestos a padecer cáncer de lo que lo están los omnívoros. Las cifras de mortalidad de cánceres para los vegetarianos sólo cuentan con el 50-70 por ciento de lo esperado; en otras palabras, los vegetarianos sufren entre la mitad y un tercio menos de cánceres. Al principio los científicos pensaban que esto se debía simplemente a que los vegetarianos fumaban y bebían menos que los que consumían carne como parte de su estilo de vida saludable general. Pero aunque esto era válido para las menores tasas de cáncer de pulmón y otros cánceres relacionados con el tabaco y el alcohol, no explicaba por qué las cifras de mortalidad entre los vegetarianos todavía son un 40 por ciento más bajas para ciertos cánceres, particularmente los de intestino, que no se relacionan con el fumar ni el beber.

Unas investigaciones recientes demuestran que la respuesta está en unas sustancias protectoras especiales que se encuentran exclusivamente en los alimentos vegetales. Un estudio sobre vegetarianos alemanes ha demostrado que el riesgo menor de cáncer se debe en parte a una reacción más activa del sistema inmunológico, que se cree haber sido estimulado por ciertas sustancias contenidas en los alimentos vegetarianos.

Aunque se ignoran las causas exactas del cáncer, las sustancias que pueden conducir a su desarrollo están sorprendentemente bien definidas. En una dieta vegetariana los aspectos anticancerígenos se relacionan no sólo con lo que se excluye -o sea, la carne- sino también con lo que se incluye en abundancia - cereales, legumbres, frutos secos, semillas, y verduras y frutas frescas.

¿Y qué hace tan peligroso el consumo de carne en relación con el desarrollo del cáncer? Aparte del hecho de que la carne es rica en grasa y no contiene carbohidratos beneficiosos, fibra dietética, ni nutrientes protectores, también puede contener sustancias conocidas como cancerígenas. Las carnes curadas con sal, en particular, contienen nitratos y nitritos que se han relacionado con el cáncer, particularmente de boca, esófago y estómago, mientras que los alimentos ahumados y asados contienen varias sustancias químicas cancerígenas semejantes a las que se encuentran en el humo de cigarillo.

Las verduras y frutas frescas, por otro lado, contienen sustancias que protegen activamente contra el cáncer. Según el Dr. Timothy Key, un científico investigador del "Cancer Epidemiology Unit" en la Universidad de Oxford, «La importancia de la dieta está más clara con el cáncer del intestino grueso, el cáncer más común en el Reino Unido después del de pulmón. Se necesita más investigación para saber exactamente qué factores dietéticos afectan la posibilidad de desarrollar el cáncer de intestino grueso, pero los estudios hasta ahora sugieren que la carne y/o la grasa animal pueden aumentar el riesgo, mientras que los cereales, frutas y verduras pueden ser protectores. Las frutas y verduras frescas también parecen proteger contra otras enfermedades, que incluyen los cánceres de esófago y estómago.»

La Organización Mundial de la Salud recomienda que se aumente la ingestión de verduras y frutas hasta por lo menos una libra al día, y que se incluyan frutos secos, semillas y legumbres en nuestra dieta diaria. El Instituto Americano del Cáncer acaba de poner en marcha una campaña que se llama "5 al Día" para persuadir a la gente a comer 5 raciones de frutas y verduras cada día. De las autoridades sanitarias viene el reconocimiento de que una dieta vegetariana juega un papel importante en la prevención del cáncer.

Muchas investigaciones médicas están también poniendo énfasis en la posible relación entre ingestión de carnes y desarrollo de cáncer. El factor dietético que más se relaciona con el cáncer de intestino grueso -que mata a 19.500 individuos anualmente en Gran Bretaña- es el consumo de carne.

Las dietas ricas en grasas - tales como una típica dieta carnívora - aumentan la producción de ácidos biliares en el intestino grueso que se creen cancerígenos. Según un estudio americano reciente de 89.000 mujeres - el mayor estudio de largo tiempo sobre dieta y cáncer - consumir carne roja diariamente implica que se está 2 veces y media más dispuesto a contraer cáncer de colon que si se consumiera menos de una vez al mes. En una reciente investigación sueca cuando se cambió la dieta de un grupo de voluntarios de carnívora a vegetariana, se observó una reducción del 75% en uno de los ácidos intestinales que se asocian con el cáncer.

Aunque esté claro que la dieta puede proteger o provocar el cáncer, los científicos no están de acuerdo sobre su contribución exacta. Sir Richard Doll, un investigador especialista estima que la dieta es responsable de entre el 30-70 por ciento de todos los cánceres; según el World Cancer Research Fund, la cifra estaría entre el 35-60 por ciento. Pero generalmente la mayoría de los expertos aceptan que por lo menos un tercio de todos los cánceres podrían prevenirse mediante cambios dietéticos.

La razón para la diferencia de opiniones entre los expertos se debe al hecho de que aunque se reconoce la dieta como una de las más importantes causas de cáncer, se necesita más investigación para descubrir qué aspectos dietéticos realmente causan la enfermedad. A veces es difícil aislar los factores dietéticos exactos que son responsables para un riesgo cancerígeno reducido. Una persona que consume menos carne frecuentemente, por consiguiente, come más frutas, verduras y fibra. Los investigadores tienen que descubrir si es la falta de carne, la inclusión de otras sustancias protectoras o ambas condiciones lo que reduce el riesgo de cáncer en los vegetarianos.

Pero mientras que los detalles de la relación entre el cáncer y la alimentación no se comprenden todavía, y los mecanismos que proveen ciertos alimentos para proteger contra el cáncer son en muchos casos un misterio todavía, no hay duda de que unos alimentos pueden provocar el cáncer, mientras que otros pueden actuar como protectores.

Los factores dietéticos que se han demostrado como promovedores de cáncer incluyen una dieta alta en grasas, una dieta rica en carnes, ser obeso, y comer demasiados alimentos ahumados y encurtidos. Una dieta rica en grasas, particularmente animales, puede aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer tal como el de mama, de ovario, de colon, y de próstata. Ser obeso puede aumentar el riesgo de cáncer de colon, de mama, de vesícula biliar y de endometrio. Puesto que los vegetarianos tienden a aproximarse más a su peso ideal, comen menos grasas y evitan las grasas animales, reducen considerablemente su riesgo de muchos cánceres.

Entre toda la incertidumbre médica sobre las causas y curas del cáncer, un hecho está claro: todos podemos tener el control sobre nuestro riesgo de tener cáncer, sólo por convertirnos al vegetarianismo.

¿Qué es el Cáncer?

El cáncer aparece cuando "las células vivas enloquecen". Las células cancerígenas son semejantes a cualquier otra célula del cuerpo salvo en que el ADN que contiene toda nuestra herencia genética se distorsiona o está carente de cierta información esencial. Como resultado, las células continúan dividiéndose y aumentando sin control ni restricción y compiten con las células normales. Las células cancerígenas siguen invadiendo otras partes del cuerpo y continúan multiplicándose y causando destrucción.

No todos los cánceres son iguales; cada tipo representa una enfermedad distinta. La mayoría de los expertos en cáncer están de acuerdo en que el cáncer está determinado en gran medida por los factores ambientales, tales como la radiación, el amianto y otras sustancias químicas cancerígenas, o aspectos del comportamiento tales como la dieta, el consumo de alcohol y el tabaco. Una reciente visión de conjunto de todas las evidencias que relacionan el cáncer con la dieta estimó que si los factores dietéticos y ambientales fueran eliminados, se podrían reducir los cánceres de la edad media y la vejez hasta el 80-90 por ciento.

Reducir la Grasa para Disminuir el Riesgo

Los expertos están de acuerdo en que la reducción de las grasas - tanto la saturada como la no saturada - es una manera de reducir el riesgo de cáncer. El Departamento de Sanidad recomienda que la grasa constituya sólo el 35% de nuestro consumo de energía, pero otras evidencias científicas sugieren que el consumo de grasas debería representar sólo el 20%. La mayoría de la grasa procede de los alimentos animales, tales como la carne y los productos lácteos, y así los vegetarianos tienden naturalmente a tener una dieta más baja en grasas. Para reducir el riesgo de cáncer aún más, hay que reducir el consumo de productos lácteos ricos en grasa, mantequilla o margarina, evitar los pasteles y otros productos ricos en grasa y si es posible no tomar más de una cucharada de aceite vegetal diariamente.

La Soja y La Protección contra el Cáncer

Se ha pensado durante muchos años que la baja incidencia de cáncer de colon y mama en Japón y en China se debe al gran consumo de productos de soja. La soja contiene concentraciones altas de sustancias que ahora se reconocen como anticancerígenas. Varios estudios muestran que el consumo de soja puede reducir los cánceres de colon y de recto.

Por eso, para ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer, hay que comer alguno de los muchos productos de soja cada día. Prueba el tofú, o las hamburguesas de tofú, la leche de soja, o el tempeh.

La Fibra y el Cáncer

La fibra ganó fama mundial cuando, en 1971, se publicó un informe demostrando que en los países donde la gente tiene dietas ricas en fibra, sufren menos cánceres de intestinos y de recto.

La fibra en la dieta disminuye el tiempo entre la ingestión y la eliminación de las materias de desecho y por eso reduce el tiempo de contacto entre las sustancias cancerígenas y los intestinos.

Los vegetarianos, que comen muchos cereales integrales, legumbres, frutas y verduras, obtienen fácilmente las cantidades recomendadas de fibra en sus dietas y sufren considerablemente menos cánceres intestinales.

Los Radicales Libres y los Antioxidantes

Los radicales libres captaron la atención de las medios de comunicación a finales de los años 80. No se podía leer una revista ni un periódico sin encontrar algún artículo sobre estas partículas altamente reactivas que se piensa son la causa de diversas enfermedades, incluyendo el cáncer.

Pero, ¿qué son y cómo se puede hacer que no afecten al cuerpo? De hecho, los radicales libres existen normalmente y son una parte esencial del metabolismo del cuerpo. Se forman como resultado de la oxidación en el cuerpo, como cuando una manzana se vuelve marrón o cuando se enrancia el aceite. El consumo de alcohol, sufrir estrés emocional, la polución del aire - particularmente ozono de bajo nivel - pesticidas, drogas, metales tóxicos como el plomo, el cadmio y el aluminio - pueden todos aumentar la producción de radicales libres.

Sin tratamiento, sucede una reacción que multiplica el número de radicales libres. Nos mantenemos sanos mientras estas reacciones no estén descontroladas, pero si la concentración excede los niveles fiables, el resultado es la destrucción celular, la mutación maligna, el desarrollo de tumores, el daño a enzimas y la inflamación. Pero existe protección natural contra estas fuerzas destructivas, en forma de nutrientes antioxidantes, siendo los más importantes las vitaminas A, C, y E y el mineral selenio. La gente que fuma o que están en un ambiente muy contaminado requieren más nutrientes antioxidantes en sus dietas.

Fuentes de nutrientes antioxidantes que combaten los radicales libres, y que se encuentran en una típica dieta vegetariana son:

Beta-caroteno - en las verduras verdes, amarillas, rojas, y anaranjadas tales como las zanahorias, los tomates, las espinacas, los pimientos, el berro, el brócoli, las cerezas, los melocotones, la sandía y los albaricoques.
Vitamina C - todas las frutas y verduras frescas, en particular las frutas cítricas, las fresas, los melones, las grosellas negras, las papas, las verduras con hojas verdes, y los tomates.
Vitamina E - todos los cereales de grano entero, incluyendo el arroz integral, la avena, el pan de trigo entero, el germen de trigo, los frijoles de soja, los aceites vegetales de presión en frío, los frutos secos, las semillas, el perejil, el brócoli y los espárragos.
Selenio - en los cereales de grano entero, particularmente en el germen de trigo y el salvado, también las cebollas, el ajo y los champiñones.

Más Sobre el Cancer

LAETRILE

En 1950 y después de muchos años de estudios científicos, un químico estadounidense llamado Ernest Krebs, Jr. descubrió una nueva vitamina la cual categorizó como la B-17 y la llamó Laetrile.
Después de pocos años y varios estudios, cientos de personas quedaron convencidas de que Krebs había descubierto el método para controlar todo tipo de cáncer; sobre esto existe aún más convicción en la actualidad.

En 1950, Ernest Krebs nunca imaginó la conmoción que causaría al comprobarse este gran descubrimiento. Las compañías farmacéuticas multinacionales, al no poder patentar u obtener el derecho exclusivo a la vitamina B-17, lanzaron una campaña con el fin de difamar esta vitamina a pesar de la gran cantidad de evidencia existente que confirma su eficacia en el control y tratamiento de todo tipo de cáncer.

El porqué la medicina ortodoxa ha lanzado la guerra contra este método de medicina alternativa lo explica Edward G. Griffin en su libro World Without Cancer. Griffin argumenta que la respuesta no se encuentra en la ciencia sino en la política, y se basa en la oculta agenda del poder económico de aquellos que dominan la economía de la medicina.

Debido a esto la FDA (Food and Drug Administration) prohibió la venta de vitamina B-17 en los Estados Unidos hace varios años. Aunque su venta es prohibida, no es totalmente ilegal. Las leyes estadounidenses dicen que cualquier hospital que se encuentre suministrando Laetrile corre el peligro de perder toda clase de ayuda por parte del Gobierno, incluyendo la cobertura de todo tipo de seguro otorgado por éste.

Como en los Estados Unidos la mayoría de las ganancias de los hospitales provienen de las compañías de seguros, ningún hospital se arriesga a usar Laetrile (comúnmente conocida como amigdalina). Si algún doctor desea usar Laetrile con sus pacientes, este doctor es obligado a llenar cierta clase de formularios y solicitudes y enviarlas al FDA. Es debido a esto que ningún doctor se arriesga a perder la licencia que le permite desenvolverse en su respetable profesión.

La terapia metabólica con vitamina B-17 solamente es administrada en algunos hospitales en Tijuana, México y Alemania.

En estos hospitales los pacientes llegan a obtener casi el 100% de recuperación en aquellos casos en que el organismo del paciente no haya sido muy maltratado por los efectos de la radiación o quimioterapia (con mucho daño hecho a los órganos).

La vitamina B-17, comúnmente conocida como amigdalina o Laetrile, es una sustancia completamente natural e inofensiva que se encuentra en varias especies del reino vegetal. La mayor concentración se encuentra en las semillas de las frutas rosáceas, como por ejemplo las semillas del durazno y otras almendras amargas. Hay otras clases de frutas y vegetales que contienen sólo mínimas cantidades de amigdalina y forman parte de nuestra dieta diaria.

Este agente vegetal cuya acción antitumoral se ha conocido por muchos años, y que en los últimos 20 años ha sido comprobada científicamente mediante los estudios dirigidos por el doctor Ernesto Contreras Rodríguez y llevados a cabo en el Centro Médico y Hospital del Mar en Playas de Tijuana, B.C.N. México. Desde 1963 más de 40,000 personas han viajado desde los Estados Unidos buscando el cuidado del doctor Contreras. La compañía productora se basa exclusivamente en ventas a través de Internet .

-------------------------------------------------------------------------

Cítricos contra el cáncer

Una fibra soluble extraída de las frutas cítricas (MCP o pectina cítrica modificada) continúa deparándoles sorpresas a los científicos que buscan nuevas alternativas en la lucha contra el cáncer.

Autor: Luis H. Steinberg

Se la conoce también bajo el nombre de Pectina Fraccionada, y consiste en un Polisacárido complejo ( carbohidrato galactosérico de cadena corta) obtenido de las cáscaras, hollejos y pulpas de las frutas cítricas.

La pectina modificada es rica en residuos galactósidos, que le confieren una gran afinidad hacia ciertos tipos de células cancerosas.

Las metástasis cancerosas constituyen una de las peores amenazas en estas patologías debido a la escasa eficacia de las terapéuticas convencionales utilizadas contra esta etapa tumoral, y por ello fue recibido con tanto entusiasmo el informe que atribuye a la MCP una notoria eficacia para bloquear el desarrollo y avance de distintos tipos de tumores.

Se cree que las unidades de polisacáridos de cadena corta suministradas por la Pectina Modificada poseen una gran facilidad para enlazar estrechamente las galectinas ( sustancias presentes en la superficie de ciertos tipos de células cancerosas). Estas últimas, conocidas como galectina-3, demostraron ser responsables del agrupamiento y adhesión de las células tumorales entre sí, paso necesario para el desarrollo de una metástasis.

Cuando las galectinas son bloqueadas por la MCP se inhibe la agregación de las células cancerosas, su adhesión y la consiguiente transformación metastática (efecto anti-adhesivo).

Otro de los efectos que se registraron tiene que ver con la capacidad de la Pectina Modificada para evitar la adherencia de las células cancerosas a la paredes de los vasos sanguíneos ( que es otra de las causas de diseminación del cáncer).


¿En qué casos estaría indicado su uso?

Antes que nada, es preciso dejar en claro que la gran cantidad de investigaciones realizadas se llevaron a cabo en animales de laboratorio, y que la próxima etapa de estudio se efectuará en humanos.

Los mejores resultados se registraron en metástasis de cáncer de próstata, en cáncer de mamas en estadío invasivo y en metástasis de los melanomas.


¿Sería seguro su uso?

Como se trata de fibras solubles, no puede producir intolerancia gástrica, aún a altas dosis.

No se manifestaron efectos colaterales indeseables ni reacciones adversas durante las investigaciones realizadas, salvo algunos episodios de evacuaciones intestinales más abundantes, algo similar a lo que ocurre con el consumo exagerado de cualquier fibra natural.



El alcanfor: breve historia de un cambio de rumbo inesperado

Con el correr de los siglos, gran número de plantas han sido utilizadas según las costumbres que imponían tanto las modas populares, como las aparentemente simples y directas acciones que ellas provocaban. Pero en una era de grandes hallazgos científicos y de innegables progresos en los métodos de análisis y ensayo químico, una ventana se ha abierto mostrándonos todo un Universo nuevo, una dimensión que abarca desde la más detallada descripción de la estructura molecular, hasta la más pormenorizada reseña de los efectos que un componente vegetal produce en el organismo humano.

Autor: Luis H. Steinberg

Casi todos conocemos la fama que este producto vegetal se ganó en su momento como antiséptico, calmante de uso externo y, discutible o no, como preservante frente a epidemias .

En los primeros años de la década del 70 , un laboratorio privado situado en Québec, Canadá , comenzó a elaborar y ensayar un producto , derivado natural del alcanfor , que fue químicamente alterado para obtener un mayor espectro de acción y de esa manera ampliar sus aplicaciones en Medicina.

A ese producto se lo bautizó con el nombre de 714-X .

A pesar de que tanto Méjico, como varios países europeos se hicieron eco de aquellas líneas de investigación y ensayo, la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos no aprobó su uso dentro de sus fronteras.

Sin embargo, los países donde su utilización estuvo más extendida insisten en la prometedora eficacia del 714-X como Tratamiento Complementario contra el cáncer, precediendo a la Quimioterapia y a la Radioterapia o asociándose a ellas en forma paralela.

Los investigadores propusieron tres remarcables modos de acción :

1)Protección del sistema inmunitario;

2) Reactivación y refuerzo de dicho sistema defensivo; y

3) Evitando que las células tumorales pierdan el Nitrógeno y de esa manera alteren su metabolismo y crezcan desmesuradamente.



Coenzima Q-10: Un arma que se perfecciona

En la búsqueda de distintos medios válidos para combatir el flagelo del cáncer, la Ciencia Médica ha comenzado a mirar con interés hacia las áreas donde las Medicinas Alternativas parecen ofrecer un aporte sustancial, a través de productos de origen animal y vegetal, que prometen ser un complemento valiosísimo en la batalla sin tregua librada contra las enfermedades malignas.

Autor: Luis H. Steinberg

La también llamada Vitamina Q-10, es una sustancia sintetizada naturalmente por el organismo, para ser utilizada en un proceso conocido como respiración aeróbica o respiración celular; por medio de ella la energía necesaria para el crecimiento y mantenimiento de las células es producido en el interior de las mismas, en compartimientos llamados mitocondrias.

Esta coenzima es asimismo utilizada por el cuerpo como si se tratara de un anti-oxidante endógeno. Un anti-oxidante es una sustancia que protege a las células de la acción nociva de los llamados radicales libres, capaces de dañar a importantes moléculas tales como el ADN y los lípidos. El estrago que los radicales libres producen sobre el ADN celular, sería uno de los factores responsables del desarrollo canceroso.

La Coenzima Q-10 está presente en muchos tejidos , pero las concentraciones más altas se encuentran en el corazón , el hígado , los riñones y el páncreas. A medida que una persona envejece , los niveles de Coenzima Q-10 se vuelven cada vez menores.

Dada la importancia de esta sustancia para la óptima producción de energía celular, se comenzó a investigar si su utilización sería de algún provecho en enfermedades cardiovasculares y en el cáncer.

Se comprobó fehacientemente su acción estimuladora sobre el sistema inmunitario, y a través de estos efectos se utiliza como coadyuvante indirecto en el tratamiento anticanceroso, asociando la misma a las distintas drogas quimioterápicas.

Hay evidencia científica que sugiere que compuestos análogos a la Coenzima Q-10 son capaces de suprimir en forma directa el crecimiento y la proliferación de distintos tipos de cáncer, actuando como antimetabolitos ( sustancias que interrumpen las reacciones químicas necesarias para que una célula cancerosa crezca y sobreviva ).

Reportes de investigadores suecos aseguran que este producto prolonga la sobrevida de pacientes con cáncer pancreático, pulmonar, rectal y prostático; aún en casos en los que no se utilizó ni quimioterapia ni radiaciones.

POR FAVOR FIRMA NUESTRO LIBRO DE VISITAS.

UNETE A NUESTRA COMUNIDAD DE AMIGOS.

TODA LA INFORMACION QUE APARECE EN ESTA PAGINA SE OFRECE A CUALQUIER PUBLICO DE MANERA TOTALMENTE GRATUITA,

RECONOCEMOS EL GRAN MERITO DEL TRABAJO Y ESFUERZO DE LOS AUTORES DEL MATERIAL QUE AQUÍ SE PUBLICA. SE RESPETAN TODOS LOS DERECHOS INTELECTUALES DE LOS AUTORES Y SUS TITULARES.