Make your own free website on Tripod.com

Home

Noticias y Cifras | Si yo tuviera cancer | Franciscano Cura el Cancer | Factores de Transferencia | Factores de Transferencia II | Parasitos y metales | Equinacea | Ajo, Palo de Arco y Noni | GRAVIOLA Anticancer Fruit | Graviola AntiCancer Fruit 2 | Más Sobre el Cancer | Salve su Cuerpo | Alternative Cancer Treatments | La Ley de Hierro del Cáncer | Tratamientos Oficiales | Terapias Alternativas | Quimioterapia?? | Quimioterapia 2 | Quimioterapia 3 | Médicos tercer causa de muerte en EE.UU. | Testimonios | Aviso Legal
Alternativas Contra el Cancer
Tratamientos Oficiales

Informacón del TAMOXIFENO

TAMOXIFENO (Citrato de Tamoxifeno)

Información divulgada por el Diccionario de Espacialidades Farmaceuticas, Diccionario Vademecum y la American Medical Asociation.


El tamoxifeno está indicado en el tratamiento de cáncer mamario y cáncer endometrial.

El tamoxifeno es utilizado en el tratamiento PALIATIVO de cáncer de mama diseminado en mujeres premenopáusicas, páusicas y posmenopáusicas. La evidencia muestra que los pacientes cuyos tumores son receptores positivos para estrógenos son más factibles de ser beneficiados por la terapia con tamoxifeno. Una respuesta objetiva usualmente ocurre dentro de las primeras 4 a 10 semanas de terapia, pero puede tomar varios meses en pacientes con metástasis de huesos.

El tamoxifeno es utilizado conjuntamente con la cirugía en el tratamiento de cáncer mamario en mujeres sin nódulos linfáticos auxiliares. Varios estudios controlados han demostrado un mejoramiento en la supervivencia promedio, con respecto a la edad del paciente o al estado del receptor.

El tamoxifeno no carece de propiedades estrogénicas, lo cual explica que en algunos pacientes haya un posible desarrollo de anormalidades endometriales, como hiperplasia y cáncer, pero también puede tener efectos benéficos como la prevención en la pérdida de la masa ósea.

Después de la administración oral del tamoxifeno, la mayoría de la radiactividad es excretada lentamente en las heces, mientras que sólo aparecen pequeñas cantidades en la orina. La droga es excretada principalmente como conjugados, como droga sin cambios, y como metabolitos hidroxilados, sumando aproximadamente el 30% del total. Se ha calculado una vida media de eliminación de 7 días (intervalo de 3-21 días) para la droga en sí misma, donde el tamoxifeno N-desmetilado es su principal metabolito, se estima tiene una vida media de eliminación de aproximadamente 14 días. La depuración total en el cuerpo, si se asume una biodisponibilidad del 30%, pudiera ser de 3.6 l/h.

El tamoxifeno no deberá ser empleado en las siguientes circunstancias:
-En pacientes hipersensibles al tamoxifeno.
-En el manejo de otras neoplasias malignas no hormono-dependientes.
-Durante el embarazo.


PRECAUCIONES GENERALES:

Cambios en el metabolismo de calcio:
La hipercalcemia puede ocurrir en algunas pacientes con cáncer mamario que tengan metástasis en los huesos dentro de unas pocas semanas después de iniciar el tratamiento con tamoxifeno. Las pacientes con metástasis ósea deberán ser monitoreadas estrechamente durante las primeras semanas de tratamiento; sí ocurre la hipercalcemia, deberán ser tomadas las medidas apropiadas y en presencia de hipercalcemia severa la droga deberá ser descontinuada.

Cambios endometriales:
Que incluyen hiperplasia, pólipos y cáncer, han sido reportados en asociación con el tratamiento con tamoxifeno. Estos efectos estarán relacionados con las propiedades estrogénicas de tamoxifeno. Las mujeres que se encuentran recibiendo tamoxifeno deberán estar advertidas que le notifiquen a su médico si ocurre cualquier sangrado vaginal irregular. En resumen, es recomendable realizar un examen ginecológico completo antes de iniciar la terapia con tamoxifeno para detectar anormalidades endometriales preexistentes, y se deben realizar tales exámenes durante el tratamiento con tamoxifeno sobre la base de un año.

Enfermedades tromboembólicas:
Estas han sido reportadas en pacientes que se encuentran recibiendo terapia con tamoxifeno; por lo tanto, el uso de tamoxifeno en pacientes con riesgo de desarrollar tromboembolismo (por ejemplo, presencia de historia de fibrilación atrial, enfermedades valvulares, endocarditis, falla cardiaca, embolismo pulmonar, infarto cerebral, arteriosclerosis, poscirugía inmediata) deberán ser valorados evaluando los beneficios clínicos de la terapia.

Pacientes premenopáusicas:
Deberán ser evaluadas antes de iniciar el tratamiento para excluir la posibilidad de embarazo. Es importante notificar que el tamoxifeno puede ocasionalmente incrementar los niveles de estradiol en plasma hasta una extensión sustancial (de 1-2 ng/ml) y pueden inducir ovulación, lo que expone a las pacientes en riesgo de embarazarse.

Embarazo y lactancia:
No se han realizado estudios bien controlados en humanos, se han reportado casos de muerte fetal, aborto espontáneo, y defectos en el nacimiento en pacientes que se encuentran recibiendo tamoxifeno. Las mujeres fértiles no deberán recibir la droga hasta que el embarazo haya sido excluido y deberán utilizar un método anticonceptivo no hormonal durante la terapia con tamoxifeno.

Sí la paciente queda embarazada mientras esté recibiendo el tratamiento con tamoxifeno o después de la descontinuación del mismo deberá informársele del riesgo potencial que tiene el feto.

No se conoce si el tamoxifeno es excretado en la leche materna pero debido al riesgo potencial que existe para el niño, la lactancia no es recomendable durante el tratamiento con tamoxifeno.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Los efectos adversos del tratamiento con tamoxifeno más comúnmente reportados son bochornos, náusea y vómito, irregularidades menstruales (incluyendo amenorrea), prurito vulvar, sangrado o descarga vaginal, urticaria y piel seca.

Un incremento severo, en el dolor tumoral y óseo, se ha observado a menudo acompañado de hipercalcemia, poco después de iniciar la terapia en pacientes con cáncer mamario. La enfermedad local también puede surgir. Estos eventos pueden requerir interrupción temporal del tratamiento con tamoxifeno.

Otros eventos adversos asociados con la terapia con tamoxifeno incluyeron:
-Eventos tromboembólicos.
-Retención de líquidos/edema.
-Aumento de peso.
-Dolor musculoesqueletal.
-Calambres abdominales.
-Diarrea.
-Síntomas neuropsiquiátricos (cefalea, confusión, depresión, vértigo).
-Disturbios oculares (visión borrosa, agudeza visual disminuida, cambios en la córnea, cataratas, retinopatía).
-Alteraciones en los parámetros de la función hepática y anormalidades hepáticas severas (incluyendo necrosis hepática, falla hepática y cáncer hepatocelular).
-Leucorrea.
-Alopecia.
-Trombocitopenia.
-Leucopenia.
-Cambios en los lípidos séricos.
-Alteraciones en la función de los riñones

El tamoxifeno puede ejercer algunos efectos estimulantes sobre el endometrio (actuando como un estrógeno parcial agonista) y su uso a largo plazo también ha sido asociado con el desarrollo de endometriosis, pólipos endometriales y neoplasmas endometriales.

ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO:
Descenso en el recuento de plaquetas (de 80,000 a 90,000 por mm3 o incluso menos) en pacientes con cáncer de mama que reciben tamoxifeno.

PRECAUCIONES Y RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS:

Los principales órganos blanco del tamoxifeno fueron los órganos endocrinos y reproductores masculinos y femeninos. También fueron observados, alteraciones como lipidosis en el hígado, nódulos linfáticos, glándulas adrenales y pituitarias, retina y ganglios y cambios en los parámetros de hematología y química sanguínea. El tamoxifeno está reportado como carcinogénico, se ha reportado la presencia de segundos tumores primarios en otros sitios, además del endometrio y el seno contrario al afectado, en pacientes que participan en investigaciones clínicas de tratamiento de cáncer de seno con tamoxifeno.

Lo que no le han contado sobre el Tamoxifeno

Alfredo Embid

Indice del Artículo:

La prevención
El tamoxifeno
Quién está implicado
Conclusión


La "prevención"

Más vale no prevenir con tamoxifeno

En 1998, concretamente en abril, todos los grandes medios de comunicación del planeta, desde el New York Times hasta Le Monde pasando por los diarios nacionales, lanzaban al unísono una misma noticia: "Se puede prevenir el cáncer de mama con el tamoxifeno".

La noticia iba apoyada por un estudio donde el tamoxifeno era presentado como reductor de la incidencia de cáncer de mama (118).

Ninguno mencionaba que se trataba de una vieja molécula, ni los múltiples estudios sobre su toxicidad confirmada como inductora de enfermedades cardiovasculares e incluso, paradójicamente, de cáncer.

Este es un ejemplo más del control que la industria médica posee sobre los medios de comunicación, que obedecen como la voz de su amo.

En septiembre de 1999, el tamoxifeno fue aprobado para su uso por parte de mujeres sanas con riesgo de contraer cáncer de mama. Con esta expansión del mercado, el uso del tamoxifeno podría dispararse a 7 mil millones de dólares sólo en los EE.UU. (119).

Y este es un ejemplo más del control que la industria médica posee sobre las instituciones gubernamentales.

Un ensayo sobre los efectos a largo plazo del fármaco tamoxifeno como preventivo del cáncer de mama fue interrumpido al poco de comenzar. Los investigadores descubrieron que no proporcionaba prácticamente ningún beneficio extra si se administraba a las mujeres durante más de cinco años (120).

Hay numerosos estudios sobre la toxicidad del tamoxifeno.

En un estudio escocés, los investigadores han descubierto que las mujeres que han tomado este fármaco durante 14 años tienen un riesgo más alto de desarrollar tromboembolismo. El grupo sin tamoxifeno, mostró un índice inferior de tromboembolismos: 2.2 por ciento, contra 2.8 por ciento en el grupo que tomaba el tamoxifeno (121).

Se han observado casos de una "revisita de la radiación", una reacción inflamatoria en una localización anteriormente irradiada en pacientes que tomaban tamoxifeno después de que se les extrajese un tumor y se les hubiese irradiado (122).

Se han descrito casos de daño hepático fatal y agranulocitosis (supresión de la médula ósea) tras tomar tamoxifeno. Los médicos del City Hospital en Nottingham, Inglaterra, descubrieron casos similares de fallo hepático (tres de ellos fatales) y otros cinco casos de hepatitis, uno fatal. Además, el Comité para la Seguridad de las Medicinas (Committee of Safety in Medicines) ha recibido otros 11 informes de complicaciones hepáticas, y 15 casos de problemas sanguíneos (123).

Pero hay cosas peores.


El tamoxifeno es cancerígeno

El tamoxifeno es un anólogo estructural del dietilstilbestrol (DES) (ver apartado sobre este fármaco anteriormente citado). Al igual que el DES, induce modificaciones del ADN, lo que hace que "este fármaco sea poco recomendable en el tratamiento preventivo crónico del cáncer de mama" (124).

Hay varios informes de un aumento del cáncer de endometrio o cáncer de útero en las mujeres que tomaron tamoxifeno.

Un estudio sueco demostró que el riesgo de desarrollar cáncer de endometrio era mayor de lo que las investigaciónes iniciales habían indicado. El estudio, que siguió a las participantes durante nueve años, revela que 23 de las 1.372 pacientes seleccionadas al azar para tomar tamoxifeno, desarrollaron cáncer del útero en comparación con sólo 4 de 1.375 en el grupo de control. Esto representa un aumento del riesgo de cinco veces.

Otro estudio sueco de 1994 reveló que el fármaco podía provocar cáncer del útero tras un largo uso. El ensayo de Estocolmo, documentó un aumento en 6.4 veces de riesgo relativo (125). El riesgo fue, no obstante, descartado por Peto como "sin importancia" (126).

Un ensayo del National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project (Proyecto Nacional de Cirugía Adyuvante de la Mama y el Intestino) en los EE.UU. ha mostrado resultados similares tras cerca de siete años de seguimiento (127).

Stuart Nightingale, el comisario asociado para asuntos sanitarios en los EE.UU. afirma que existen nuevos datos que indican una posible relación con cánceres del tracto gastrointestinal (128).

Investigaciones posteriores de 1995 también han revelado una relación con el cáncer gastrointestinal (129).

Desde principios de los años 90 como mínimo, se sabe que el tamoxifeno es "un carcinógeno tremendamente agresivo para el hígado" (130). Induce tumores hepáticos altamente malignos en el 15% de las ratas (131) a dosis equivalentes a una dosis diaria de 20 mg, y en un 71% a la dosis más alta de 40 mg. (132, 133).

El estudio realizado por G.M. Williams encontró cáncer de hígado en el 43 por ciento de las ratas tras 6 meses tomando el fármaco. Si bien la dosificación (45.2 mg. por kg. de peso corporal y por día) fue muy superior a la que sería administrada a las mujeres (0.8 mg/kg/día), el estudio encontró que las dosis más bajas resultaron carcinógenas cuando se administraron durante períodos largos (134).

Los estudios iniciales han mostrado que las dosis equivalentes a las administradas a las mujeres producen tumores en el 11.5 por ciento de las ratas (135).

Esta evidencia experimental de su potente carcinogenicidad se ha confirmado por informes de casos de cáncer hepático entre 931 mujeres que recibieron 40 mg. de dosis de tamoxifeno en los ensayos de Estocolmo (136).

Debe hacerse hincapié, además, en que el seguimiento medio en los siete ensayos de tamoxifeno reportados fue sólo de 80 meses (137), aunque hubo mujeres sanas que tomaron el fármaco durante más de cinco años (138).

La ecuación riesgo/beneficio es particularmente negativa si una mujer está sana y le ofrecen el fármaco "por si acaso".

Por lo tanto, el tamoxifeno parece ser un carcinógeno humano mucho más potente de lo que admite actualmente el NCI. Como concluye el Dr. Epstein: "El Proyecto Tamoxifeno es una parodia de la ciencia y de la prevención del cáncer" (139).

A pesar de todas estas evidencias sobre la toxicidad del tamoxifeno y de otras, el Instituto Nacional del Cáncer norteamericano califica a su infame "ensayo de quimioprevención con tamoxifeno" de "prevención esencial del cáncer" (140). Este ensayo fue iniciado en mayo de 1992 por el NCI sobre 16.000 mujeres sanas con riesgo aumentado de cáncer de mama (141).

Os preguntaréis ¿Cómo no se os ha informado de todo esto?

Bueno, como en muchos otros casos que llevamos décadas denunciando, la información sobre los efectos secundarios de los medicamentos es muy distinta en España que en otros países.

Un buen ejemplo es el del tamoxifeno, cuya posibilidad de producir cánceres ha sido púdicamente omitida y disfrazada en los prospectos españoles.

Si pensáis que nuestra entrada en la UE nos otorga los mismos derechos que a los consumidores de otros países europeos estáis equivocadas.

El tamoxifeno, del laboratorio Zeneca, es comercializado como Nolvadex en España, al igual que en Inglaterra.

En el "British National Formulary", vademecum publicado por las muy ortodoxas y oficiales Asociación Médica británica y Real Sociedad Farmacéutica de Gran Bretaña en su edición nº 28 de septiembre de 1994, en la página 341 se reconoce que el tamoxifeno "aumenta los cambios en el endometrio (mucosa del útero), incluyendo hiperplasias, pólipos y cáncer," además de otros efectos secundarios como hepatitis, hígado graso, retinopatías, etc. Esta información no figura en los prospectos españoles del mismo producto y del mismo laboratorio.

A pesar de todo esto, Fernand Sauer, exministro de Sanidad francés y director de la Agencia Europea del Medicamento, y que dirige a un equipo de 2.300 personas, tiene el cinismo de afirmar que "los ciudadanos pueden estar tranquilos en cuanto a la seguridad de los fármacos que consumen", que "la Agencia conserva toda su independencia a la hora de aprobar las nuevas medicinas, a pesar de las presiones de los laboratorios", y que "los técnicos de la Agencia Española del Medicamento tienen una altísima cualificación, que enriquece al órgano comunitario" (142). ¡Menos mal que están tan cualificados!.

Podéis (y debéis) preguntaros ¿Cómo es posible que un mismo medicamento que supuestamente previene el cáncer, pueda ser vendido en dos países de la Comunidad Económica Europea ignorando en uno sus efectos cancerígenos reconocidos en otro?.

El tamoxifeno "aumenta cambios en el endometrio (mucosa del útero), incluyendo hiperplasias, pólipos y cáncer".

"British National Formulary"

Podéis preguntaros ¿Cúal es el grado de prostitución del Ministerio de Sanidad y de todos los organismos españoles que pagamos, supuestamente para que se encarguen del control y de la seguridad de los medicamentos que tomamos?.

Os preguntaréis ¿Qué hay detrás de todo esto?

Las mujeres también comenzaron a hacerse esa pregunta sobre el disparate de la prevención del cáncer de mama en los años 80.

Examinaron la "ortodoxia" de la investigación científica y encontraron que estaba dominada por hombres que tenían estrechas relaciones con industrias productoras de agentes carcinógenos. La investigación médica del cáncer se ha convertido en una poderosa industria.

Veamos algunos ejemplos. Las investigaciones sobre el origen químico del cáncer iniciadas en 1962 fueron boicoteadas en Estados Unidos por el proyecto de "hallar el origen vírico del cáncer", al que se desvió el dinero de los contribuyentes, conduciéndolo hacia nada (143).

Este cambio se efectuó bajo la administración del payaso Nixon en 1964, cuando su prestigio estaba siendo vapuleado por la evidencia de que no podían ganar la guerra de Vietnam. Y esto a pesar de estar cometiendo el mayor genocidio de la historia con más armas convencionales de las utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial por ambos bandos; a pesar de emplear armas químicas nunca utilizadas sobre las cosechas de alimentos vietnamitas, lo que es un crimen de guerra reconocido por los tribunales internacionales (144).

El proyecto fue un saco sin fondo que engulló millones de dólares para no producir nada. Bueno, no exactamente. No produjo la cura del cáncer ni encontró su origen vírico, como todos sabemos hoy. Pero todo el complejo industrial de investigación que se creó, incluyendo los investigadores, fueron reciclados en la nueva y floreciente industria del sida. La invención del origen vírico del sida en los años 80 revitalizó las inversiones y les dió además un sentido político y estratégico. Muchos de los cazadores de virus, como Robert Gallo o Antony Fauci, de ese programa son ahora los magnates de la nueva industria del sida (145).

En los años 80, el consejo de inspectores del Memorial Sloan Kettering Cancer Center se componía de banqueros e industriales. Antes de convertirse en el director del Sloan Kettering Center, Leo Wade tuvo una extensa carrera como director médico de la Standard Oil de Nueva Jersey, y era miembro del American Petroleum Institute, la National Association of Manufacturers y la Manufacturing Chemists Association. Bajo el liderazgo de Wade, el Sloan Kettering Cancer Center nunca tomó partido por la prevención.

En 1990 (y durante unos años antes) el Panel Consultivo Nacional del Cáncer (un influyente grupo formado por tres miembros con acceso directo al Presidente, ahora llamado el Panel del Cáncer del Presidente) del Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU. estaba dirigido por Armand Hammer. Hammer, por las mismas fechas, también era presidente de Occidental Petroleum, una de las principales compañías contaminantes y productoras de sustancias químicas carcinógenas. Hammer anunció que iban a proporcionar una inversión de mil millones de dólares (del dinero de los contribuyentes) al presupuesto del Instituto Nacional del Cáncer; el objetivo era, como siempre, "encontrar una cura para el cáncer en los próximos diez años". Como siempre también, no se destinó ninguna cantidad a la prevención (146, 147).


Durante años, la investigación del cáncer de mama (concentrada en el National Cancer Institute de Bethesda, Maryland, EE.UU.) ha hecho hincapié no en la prevención, sino en la terapia y el tratamiento -detección temprana, más quimioterapia, más radiación, y más cirugía-. Este enfoque ha permitido a muchas mujeres sobrevivir a la enfermedad (la mayoría de ellas sin sus pechos), pero ha hecho poco o nada para prevenir la plaga que ha seguido aumentando.

Esta aproximación no preventiva ha sido promocionada de forma agresiva por el "Mes de Concienciación del Cáncer de Mama", una campaña anual que reaparece todos los meses de octubre, patrocinada por 17 organizaciones gubernamentales, profesionales y médicas.


El Mes de Concienciación del Cáncer de Mama se lanzó en 1985. Se "centra en educar a las mujeres sobre la detección temprana del cáncer de mama". El Mes de Concienciación del Cáncer de Mama ha promocionado el eslogan, "la detección temprana es tu mejor prevención", pero esto no tiene sentido, porque si se te detecta un cáncer ya es demasiado tarde para prevenirlo. El Mes de Concienciación del Cáncer de Mama, con toda la autoridad de las 17 organizaciones patrocinadoras, es una burla cruel contra las mujeres que distrae constantemente su atención de la auténtica prevención. Pero eso no es todo.

Este rentable invento se debe fundamentalmente a un conglomerado químico británico llamado Imperial Chemical Industries (ICI), ahora conocido como Zeneca Pharmaceuticals, que curiosamente es el fabricante del tamoxifeno. Vaya, vaya...

Según un informe (148) sobre el Mes de Concienciación del Cáncer de Mama (BCAM), "ICI-Zeneca ha sido el único patrocinador financiero de BCAM desde los comienzos del evento". En total, la compañía ha gastado "varios millones de dólares en el proyecto", según una portavoz. En compensación, al ICI-Zeneca se le ha permitido aprobar (o vetar) todos y cada uno de los pósteres, panfletos y anuncios utilizados". ICI-Zeneca paga y controla todos los anuncios de radio y TV, todos los folletos, toda la información relacionada con "Octubre: Mes de Concienciación del Cáncer de Mama" (149).

Además, ICI-Zeneca ha estado comprando sin parar clínicas del cáncer en toda América. Sus acciones se "pusieron por las nubes" a raíz de una oferta de adquisición por parte de Sandoz y Ciba-Geigy, dos de los fabricantes de fármacos más grandes de Suiza (150).

Ya en el Segundo Congreso Mundial sobre el Cáncer de Mama, para Zeneca Pharmaceutical Co., el cáncer de mama representaba 255 millones de dólares en ventas al año, del tamoxifeno, sólo en los EE.UU. (151). Y, como ya hemos dicho, cuando en 1999, el tamoxifeno fue aprobado para su uso por parte de mujeres sanas con riesgo de contraer cáncer de mama, esta expansión del mercado, supone que sus beneficios del uso del tamoxifeno podrían dispararse a 7 mil millones de dólares sólo en los EE.UU. (152).


El Mes de Concienciación del Cáncer de Mama fue inventado por Imperial Chemical Industries - Zeneca, una multinacional que produce productos contaminantes y fabrica el tamoxifeno.



¿Quién es Imperial Chemical - Zeneca?

Una compañia transnacional con ganancias de 14 mil millones de dólares que está entre los más grandes fabricantes de pesticidas, plásticos, productos farmacéuticos y papel del mundo.

ICI-Zeneca también es una de las principales compañías contaminantes. Por ejemplo, una de sus filiales canadienses de pinturas ha sido considerada responsable del 30 por ciento de todas las sustancias químicas vertidas en el altamente contaminado río St. Lawrence, que separa los EE.UU. de Canadá (153).

Menos conocido es el hecho de que ICI-Zeneca también fabrica pesticidas, al igual que otras compañías farmacéuticas como, por ejemplo, Rhone Poulenc (154). Concretamente, fabrica el acetochlor, un herbicida cancerígeno que, al igual que otros pesticidas organoclorados, se ve acusado, cada vez con mayor frecuencia, como factor causal del aumento del cáncer.

Las ventas anuales, a finales de los años 90, del tamoxifeno rondaban los 500 millones de dólares, mientras que las ventas del acetochlor eran de alrededor de 300 millones de dólares (155).

¡Qué maravilla! Por una parte, una compañía produce (y vende) productos cancerígenos, por otra, produce campañas de falsa prevención contra el cáncer para ocultar sus causas (de las que son en parte responsables) y venderos un medicamento que se supone os protegerá del cáncer de mama, pero que os puede producir cáncer de útero y de hígado. El rizo se ha rizado. Y en cada vuelta de tuerca ha producido millones de dólares para la industria químico-farmacéutica del cáncer a expensas de vuestra salud.

En consecuencia, el Mes de Concienciación del Cáncer de Mama revela la existencia de una evidente relación entre la industria químico-farmacéutica multinacional y las más prestigiosas instituciones de la investigación del cáncer en los EE.UU.

Por lo tanto, no es aventurado concluir que la falta de alternativas de prevención real del Mes de Concienciación del Cáncer de Mama no ha sido accidental. Las 17 agencias médicas y gubernamentales patrocinadoras del evento han aceptado el programa y el mensaje de los que mandan. En este caso, fundamentalmente (pero no exclusivamente, ya que la industria que vive del cáncer es mucho más amplia), la multinacional Imperial Chemical Industries - Zeneca.

Destaquemos que dentro de estas agencias está el propio Instituto Nacional de Cáncer de los EE.UU., lo cual es una buena prueba más de su "independencia" prostituida.

El cáncer de mama es sólo un ejemplo de cómo funciona la medicina industrial. El problema general es ¿Quién dirige la política del cáncer, la política médica y la política en general?. ¿Cómo y por qué se toman decisiones a nuestras espaldas?. ¿Cómo no se combate una epidemia, que en cualquiera de sus formas afecta a una persona de cada dos en algún momento de su vida?

Es evidente que algo va mal en una política que no invierte en la prevención del cáncer a pesar de su aumento.

El cáncer es una enfermedad que, en su mayor parte, debería poderse prevenir si las investigaciones e inversiones se centrarán adecuadamente. Pero eso implica un cambio radical del modelo de sociedad predominante.

El que podamos decidir depende, en primer lugar, de que tengamos la contrainformación necesaria sobre las mentiras que se pretende hacernos creer.

Gracias Axel Makaroff
http://www.axel.org.ar

La investigación del cáncer: ¿un fraude?

Robert Ryan

"Todos deberían saber que la mayoría de las investigaciones del cáncer son, en gran parte, un fraude y que la mayoría de las organizaciones de investigación del cáncer son dejadas, en sus funciones, en manos de las personas que las apoyan. " - Linus Pauling Ph.D. (ganador dos veces del Premio Nobel).

¿Alguna vez se ha preguntado porqué, a pesar de los miles de millones de dólares que se gastaron en investigación del cáncer a lo largo de muchas décadas y de la constante promesa de una cura que siempre "está cercana", el cáncer continúa aumentando?

El cáncer está aumentando

Lo que es bastante extraño, el cáncer representa ahora la segunda causa principal de muerte en países de Occidente tales como Australia, Estados Unidos y el Reino Unido. A principios de la década del 40 el cáncer representó el 12% de muertes de Australia.(1) Para el año 1992 esta cifra había aumentado al 25,9% de las muertes en Australia.(2) La tendencia creciente de muertes por cáncer y la incidencia de esta enfermedad son típicas en la mayoría de las naciones occidentales. Se ha dicho que este aumento del cáncer se debe precisamente al hecho de que la gente vive ahora más tiempo que sus antecesores y que, por lo tanto, el au-mento del cáncer se debe exclusivamente al hecho de que más personas viven hasta ser más grandes y que, en consecuencia, tiene mayor oportunidad de contraer cáncer. Sin embargo, este argumento se ve invalidado por el hecho de que el cáncer esté aumentando también en grupos de menor edad, como se ha demostrado a través de los hallazgos de numerosos estudios de población que relacionaron diferentes factores de estilos de vida de culturas particulares con las formas particulares de cáncer predominantes en esas culturas.

La "Guerra Ortodoxa contra el Cáncer" ha fracasado

" Mi evaluación total es que el programa nacional de cáncer debe juzgarse como un error calificado". El Dr. John Bailer, que durante 20 años perteneció al personal del Instituto Estadounidense Nacional del Cáncer y fue editor del boletín de este instituto.(3) El Dr. Bailer dijo también: " Las estadísticas de supervivencia de cinco años de la Sociedad Estadounidense del Cáncer conducen a confusiones. Cuentan cosas que no son cáncer y debido al hecho de que se pueden efectuar diagnósticos en los primeros estadios de la enfermedad, parece erróneamente que los pacientes viviesen más tiempo. Todas nuestras investigaciones sobre cáncer de los últimos 20 años han sido un completo error. Más personas de más de 30 años mueren de cáncer que antes... En las estadísticas se incluyen más mujeres con enfermedades leves o benignas y se las registra como "curadas". Cuando los funcionarios del gobierno señalan las cifras de sobrevida y dicen que están ganando la guerra contra el cáncer, no están utilizando esas tasas de sobrevida en forma adecuada."


Un informe de 1986, publicado en el New England Journal of Medicine estimó avances contra el cáncer en Estados Unidos durante los años 1950 a 1982. A pesar del progreso contra algunas formas extrañas de cáncer, que representan un 1 a 2 por ciento de las muertes totales causadas por esta enfermedad, el informe halló que la tasa total de muerte había aumentado considerablemente desde 1950: " La principal conclusión a la que llegamos es que los 35 años de intenso esfuerzo abocados, en gran parte, al mejoramiento de los tratamientos deben considerarse como un fracaso calificado."
El informe concluye finalmente que "... estamos perdiendo la guerra contra el cáncer" y bogaba por un cambio en darle importancia a la prevención si es que han de realizarse avances sustanciales.(4)

La mayoría de los casos de Cáncer PUEDEN prevenirse

De acuerdo con la Agencia Internacional de Investigaciones sobre Cáncer" ...80-90 por ciento del cáncer humano es determinado en forma ambiental y por lo tanto se puede evitar en teoría."(5) Las causas ambientales de cáncer incluyen factores de los estilos de vida, tales como el fumar, una dieta alta en productos animales y baja en fruta fresca & vegetales, exposición excesiva a la luz solar, aditivos en las comidas, alcohol, los peligros de los lugares de trabajo, la contaminación, la radiación electromagnética e incluso ciertas drogas farmaceúticas y procedimientos médicos. Pero desafortunadamente, tal como lo expresara el historiador médico Hans Ruesch, " A pesar del reconocimiento general de que el 85 % por ciento de todos los tipos de cáncer son probados por influencias ambientales, menos del 10 por ciento del presupuesto del Instituto Nacional del Cáncer de(Estados Unidos) se asigna a causas ambientas. Y a pesar del reconocimiento de que la mayoría de las causas ambientales están relacionados con nutrición, menos del 1 por ciento del presupuesto del NCI se dedica a estudios sobre nutrición. E incluso esa pequeña suma tuvo que ser incluida forzosamente en el Instituto por medio de una enmienda especial de la Ley Nacional de Cáncer de 1974."(6)

Prevención - no rentable para la industria

De acuerdo con el Dr. Robert Sharpe, " en nuestra cultura tratar las enfermedades es algo sumamente rentable, prevenir no. En 1985, se estimó que los mercados de tratamientos del cáncer de Estados Unidos, Europa occidental y Japón ascendían a más de 3.2 mil millones de libras y que el "mercado" mostraba un incremento anual sostenido del 10 por ciento en los últimos cinco años. El hecho de prevenir la enfermedad no beneficia a nadie salvo el paciente. Así como la industria farmacéutica, en la mentalidad de " una píldora para toda dolencia", de la misma forma muchas de las asociaciones médicas liderantes se encuentran sostenidas financieramente por el sueño de una cura milagrosa, que se encuentra precisamente a la vuelta de la esquina."(7)

Deseado: ¿Un Estado de no Curación?

De hecho, algunos analistas consideran que la industria del cáncer se halla apoyada por una política de ir deliberadamente en dirección contraria. Por ejemplo, a fines de la década del 70, tras haber estudiado las políticas, actividades y activos de las principales instituciones relacionadas con el cáncer en Estados Unidos, los informes de investigación de Robert Houston y Gary Null llegaron a la conclusión de que estas instituciones se habían convertido en organizaciones que se perpetuaban a sí mismas, cuya sobrevivencia dependía del estado de no curación. Escribieron, " una solución al cáncer podría significar el fin de los programas de investigación, la caducidad de las capacidades, el fin de los sueños de gloria personal, el triunfo sobre el cáncer podría ahogar las contribuciones a las instituciones de caridad que se autoperpetuan en el tiempo y cortar la financiación del Congreso, amenazaría de muerte a los establecimientos clínicos actuales al tornar obsoletos los tratamientos quirúrgicos, radiológicos y quimioterapéuticos en los que se invierte tanto dinero, capacitación y equipamiento. Dicho temor, a pesar de ser inconsciente, puede resultar en resistencia y hostilidad a enfoques alternativos que se le presentan como promisorios desde el punto de vista terapéutico. No se debe creer en el nuevo tratamiento, hay que negarlo, desalentar su uso y prohibirlo a toda costa, sin considerar los resultados actuales de prueba y preferentemente, sin efectuar ninguna prueba. Como veremos, este patrón se ha producido en forma repetida en la actualidad y casi en forma consistente."(8) En verdad, muchas personas en todo el mundo consideran que han sido curados por tratamientos que "formaban parte de las listas negras" de las principales organizaciones de cáncer.

¿Significa esto que toda la gente relacionada con las investigaciones sobre cáncer y la industria médica forma parte de algún tipo de " conspiración" para retener la cura del cáncer? El autor G. Edward Griffin explica "... enfrentémoslo, esas personas mueren de cáncer como todo el mundo... es obvio que esas personas no ocultan conscientemente un control contra el cáncer. Sin embargo, significa que el monopolio médico del cartel (farmacéutico-químico) ha creado un clima de influencias en nuestro sistema educativo en el que la verdad científica, a menudo, se sacrifica por intereses creados... si el dinero proviene de las compañías farma-céuticas, se pone énfasis en la dirección de la investigación farmacéutica. Esto no significa que alguien sopló el pito y dijo " hey, no investiguen la nutrición!" Significa simplemente que nadie está financiando la investigación en nutrición. Por lo tanto es una inclinación en la que la verdad científica se ve a menudo opacada por intereses creados."(9)

¿Dinero gastado en Investigaciones Fraudulentas?

Gran parte del dinero donado por el público para investigación del cáncer se gasta en investigación en animales que, desde sus inicios, ha sido ampliamente condenada como una pérdida de dinero y recursos. Por ejemplo, consideren el Testimonio Congresional de 1981, pronunciado por el Dr. Irwin Bross, ex director del Sloan-Kettering, el instituto de investigaciones de cáncer más grande del mundo y luego Director de Bioestadísticas en el Instituto Roswell Park Memorial Institute para Investigaciones del Cáncer, Bufallo, NY: " La inutilidad de la mayoría de los estudios en modelos animales es menos conocida. Por ejemplo, el descubrimiento de agentes quimioterapéuticos para el tratamiento del cáncer humano se proclama ampliamente como un triunfo debido al uso de sistemas de modelos animales. Sin embargo, nuevamente en este caso, estas afirmaciones exageradas derivan o son aprobadas por la misma gente que obtiene dólares federales para investigación en animales. Hay poca evidencia, en caso de haberla, que respalde estas afirmaciones. En verdad, mientras los resultados conflictivos con animales han postergado e impedido los avances en la guerra contra el cáncer, nunca han producido ningún avance sustancial en la prevención o en el tratamiento del cáncer humano. Por ejemplo, prácticamente todos los agentes quimioterapéuticos que son de valor en el tratamiento del cáncer en seres humanos se hallaron en un contexto clínico más que en estudios con animales."(10)

De hecho, muchas sustancias que provocan cáncer en seres humanos son comercializadas como "seguras" sobre la base de ensayos con animales. Como lo expresó el Dr. Werner Hartinger de Alemania, respecto de los productos de la industria farmaceútica -petroquímica que provocan cáncer, "El consumo constante se legaliza en base a experimentos con animales que conducen a error...que seducen al consumidor con un falso sentido de seguridad."(11)

Imaginen lo que se podría lograr:

La próxima vez que le pidan donar dinero para organización relacionada con el cáncer, recuerde que su dinero será utilizado para sostener una industria que ha sido considerada por muchos científicos eminentes como un fracaso calificado y por otros, como un fraude total. Si usted quiere hacer una diferencia, infórmele a estas organizaciones que no les donará su dinero hasta que cambie su enfoque por uno que se centre en la prevención y en el estudio de la condición humana. Tenemos el poder para modificar las cosas al hacer que el enfoque actual no sea redituable. Sólo a través de nuestras donaciones de caridad e impuestos pueden sobrevivir estas instituciones en su actual camino no productivo.

--------------------------------------------------------------------------------

Referencias:

(1) d'Espaignet, E.T. et al.,Trends in Australian Mortality 1921'1988, Australian Government Publishin Service (AGPS), Canberra, 1991, p33
(2) Australian Bureau of Statistics- Causes of Death Australia 1992, ABS, Canberra,1993, p.1
(3) Dr.Bailer, conferencista en el Annual Meeting of the American Association for the Advancement of Science, Mayo, 1985, citado en Bette Overall, Animal Research Takes Lives- Humans and Animals BOTH Suffer, NZAVS, 1993,p132
(4) Robert Sharpe. The Cruel Deception. Thorsons Publishing Group, Wellingborough, U.K. 1988, p.47
(5) Robert Sharpe, obra cit. 1988,p.47
(6) Hans Ruesch, Naked Empress- the Great Medical Fraud, CIVIS, Massagno/Lugano, Suiza, 1992, p.77
(7) Robert Sharpe, obra cit. 1988, p.65
(8) Citado en Hans Reusch, obra cit.,1992. P.65-66
(9) G.Edward Griffin, The Politics of Cancer, (audio-casete) American Media, 1975.
(10) Irwin Bross, citado en Robert Sharpe, obra cit.,1988 p.179
(11) Dr.Werner Hartinger, en un discurso dado en el Segundo Congreso Científico Internacional de "Doctors in Britain Against Animal Experiments" (D.B.A.E.), Londres, 24 de septiembre de 1992.

Gracias Axel Makaroff
http://www.axel.org.ar

Las biopsias pueden causar metástasis

Supongamos que usted un día se encuentra un bulto en el cuerpo. Lo más probable es que se haga una biopsia para saber qué es. Puede ser un cáncer, por lo tanto, hay que hacerse los estudios correspondientes.

Ahora supongamos que es un tumor maligno, un cáncer. Usted todavía no se hizo la biopsia. Tiene un tumor en el cuerpo, y quiere saber qué es.

Si es un cáncer, el cuerpo, que es sabio, lo encapsula. Construye una pared alrededor del tumor para evitar que las células cancerosas se diseminen por el cuerpo. Es evidente que el cuerpo hace esto para protegerse del cáncer.

Pero... nos hacemos la biopsia. Se toma una muestra de tejido, mínima, para ser analizada en el laboratorio. El problema es que para tomar la muestra, hay que perforar el tumor. Esto abre un orificio por el cual las células malignas (en caso de que sea un tumor maligno) pueden entrar al torrente sanguíneo y diseminarse por el resto del cuerpo.

O sea, si tiene un tumor maligno y está encapsulado, la biopsia puede hacer que de la noche a la mañana además tenga metástasis. Los tipos más frecuentes de cáncer crecen lentamente. encontrarse un tumor, incluso maligno, no es una urgencia. Hay tiempo. No hay ninguna necesidad de aceptar ya el tratamiento alopático. Pero tener metástasis claramente complica las cosas! Nos deja menos tiempo para empezar algún tratamiento.

¿Hay pruebas científicas? Claro que sí. En los siguientes dos links, encontrará decenas de publicaciones científicas escritas por expertos en el tema, que tratan sobre las biopsias como causa de metástasis:

Un ejemplo:

Además, médicos e investigadores han notado que la biopsia de un tumor canceroso puede hacer que las células cancerosas se diseminen a lo largo del recorrido hecho por la aguja de la biopsia. Esto podría hacer que un cáncer que estaba confinado a una cápsula en la próstata se desparrame a los tejidos adyacentes, haciendo de una seria situación médica algo todavía más complicado.

Debo confesar que estoy muy sorprendido de nunca haber escuchado esto, dada su importancia.

Tener un tumor maligno es un gran problema. Tener un tumor maligno y además metástasis en otras partes del cuerpo, es un problema aún mayor. Causar una metástasis con un simple exámen médico me parece una tragedia.

A lo mejor usted está pensando: así y todo, tengo que saber si es maligno o no. Si es cáncer, el médico me dirá qué hacer.


Tratamiento alopático del cáncer

Estos son los tres tratamientos oficiales para el cáncer:


Quimioterapia: según el análisis más abarcativo jamás realizado, la quimioterapia no extiende ni mejora la vida en la gran mayoría de los casos. (fuente). Lea lo que muchos médicos piensan sobre este tratamiento aquí.


Radiación: según estadísticas oficiales, la radiación no extiende la vida de los pacientes con cáncer. Puede leer las referencias aquí (en inglés). Más aún, la radiación causa cáncer. Una de las máximas autoridades mundiales en radiación nos explica cómo el uso indebido de radiografías es una de las principales causas de cáncer (Fuente, en inglés). Las dosis que se utilizan en la radioterapia oncológica son mucho mayores que las de las radiografías.


Cirugía: uno de los máximos expertos en estadísticas oncológicas de los EE.UU., el Dr. Hardin Jones, tuvo el coraje de denunciar públicamente lo que nadie había hecho: los pacientes que no reciben ninguna cirugía viven hasta cuatro veces más que quienes sí la reciben. El Dr. Jones tenía un gran prestigio, fue profesor universitario, etc.


Tratamientos no tóxicos para el cáncer

Si los tratamientos oficiales no curan, ni siquiera alargan la vida, ¿entonces qué hacer?

Existen diversos tratamientos no tóxicos para el cáncer que han ayudado a muchas personas a curarse. Puede leer al respecto en estas páginas.


Vitamina B-17

Uno de los más famosos tratamientos alternativos para el cáncer fue descubierto por el Dr. Ernst Krebs. Se llama laetrile, o vitamina B-17. Funciona, e incluso en los EE.UU. se la investigó oficialmente, y se halló que poseía actividad antitumoral. Pero se suprimió la información, porque el laetrile es un producto natural que no se puede patentar, por lo cual la industria farmacéutica no podía ganar miles de millones de dólares como lo hace habitualmente.


Conclusión

Si tiene un tumor o un bulto, y es maligno pero usted todavía no lo sabe, hacerse una biopsia le puede causar una metástasis, que es algo gravísimo. ¿Qué porcentaje de las biopsias a tumores malignos causan metástasis? No lo sé. ¡Pero por las dudas no me la haría! Dado que los tratamientos convencionales no tienen beneficios en la gran mayoría de los casos, lo que yo haría si tuviera un tumor es investigar el tema de las terapias naturales hasta encontrar lo que me parezca más convincente y lógico.

Investigaría las muchas maneras de fortalecer mi sistema inmunitario. Me informaría sobre las muchas clínicas que brindan tratamientos no tóxicos.

Gracias Axel Makaroff
http://www.axel.org.ar

POR FAVOR FIRMA NUESTRO LIBRO DE VISITAS.

UNETE A NUESTRA COMUNIDAD DE AMIGOS.

TODA LA INFORMACION QUE APARECE EN ESTA PAGINA SE OFRECE A CUALQUIER PUBLICO DE MANERA TOTALMENTE GRATUITA,

RECONOCEMOS EL GRAN MERITO DEL TRABAJO Y ESFUERZO DE LOS AUTORES DEL MATERIAL QUE AQUÍ SE PUBLICA. SE RESPETAN TODOS LOS DERECHOS INTELECTUALES DE LOS AUTORES Y SUS TITULARES.