Make your own free website on Tripod.com
Tratamiento y Prevención del SIDA

HOME

La Realidad Del SIDA
Experto Mundial
Porque Nadie Sabe?
Cómo funciona el AZT?
Un Mal Diagnostico
Medicinas que Matan
Médicos tercer causa de muerte en EE.UU.
Metodo Cientifico
Tratamiento y Prevención del SIDA - I
Tratamiento y Prevencion del SIDA - II
Estudios Clinicos
Testimonios
Factores de Transferencia
Ayuda
Aviso Legal
Tratamiento y Prevención del SIDA - I

GUIA DE PRINCIPIOS BASICOS PARA UNA ALTERNATIVA
NO TOXICA, EFECTIVA Y BARATA

Noviembre 2002
Roberto Giraldo [1], Pedro Ródenas [2], Juan José Flores [3] y Alfredo Embid [4]

Las evidencias científicas indican que el sida no es una enfermedad
infectocontagiosa sino degenerativa tóxica y nutricional (1-11), causada por
exposiciones involuntarias, y algunas veces voluntarias, a agentes estresantes
para el sistema inmunológico, de origen químico, físico, biológico, mental y
nutricional (1-4). Estos agentes estresantes, en alarmante incremento mundial
(3), inducen un exceso de radicales libres del tipo de los agentes oxidantes
(9-44), los cuales a su vez, deterioran progresivamente al sistema inmunológico
hasta colapsarlo, con la subsiguiente aparición simultanea de infecciones
oportunistas, tumores y enfermedades metabólicas. Como consecuencia de lo
anterior, el sida puede tratarse, prevenirse y erradicarse en forma efectiva,
fácil y barata (45,a-c).

Ocho principios básicos pueden y deben orientar el tratamiento y la prevención
del sida como lo que realmente es: una enfermedad tóxica y nutricional (a-c):
1) Señalar las causas reales del sida.
2) Diagnosticar con bases clínicas y de laboratorio.
3) Evitar exposición a agentes estresantes inmunológicos.
4) Desintoxicar al sistema immune y otros sistemas.
5) Estimular y regenerar al sistema immune y otros sistemas.
6) Tratar las manifestaciones clínicas del sida.
7) Preferir medidas naturales.
8) Hacerlo en el momento apropiado.

La aplicación de estos principios básicos depende de las condiciones concretas
de cada individuo o comunidad y debe ser decidida en cada caso especifico por
los profesionales o terapeutas que dirijan el tratamiento o la prevención y de
común acuerdo con los interesados y afectados.

El sida debe ser manejado como cualquier otra enfermedad degenerativa crónica,
es decir, una vez que una persona manifiesta deficiencia leve, moderada o severa
de su sistema immune, deberá tomar precauciones por el resto de su vida, similar
a como lo hacen las personas que sufren de diabetes, hipertensión arterial,
artritis, insuficiencia renal y similares.

Al final de éste artículo hemos colocado un listado extenso de referencias y
bibliografía que sustenta la validez científica de esta alternativa para el
tratamiento y la prevención del sida y cuya lectura recomendamos a quienes
deseen profundizar en el tema. De igual manera, al final, incluimos una lista
con sitios del Internet que contienen la argumentación científica y abundantes
referencias del debate científico internacional acerca de las causas y
soluciones del sida.

Los siguientes son los principios básicos para el tratamiento y la prevención
del sida:

1. SEÑALAR LAS CAUSAS REALES DEL SIDA

1.1. Es absolutamente necesario erradicar del individuo y de la comunidad las
creencias erróneas de que el sida es una enfermedad infecciosa, viral,
contagiosa, mortal y para la cual no hay cura (1-11). Debe por lo tanto
erradicarse la ecuación prevaleciente de que: VIH=SIDA=MUERTE
1.2. Igualmente debe erradicarse el mito de que ser "VIH-positivo" indica estar
infectado con el virus que supuestamente causa el sida, puesto que ser
"VIH-positivo" o “seropositivo” en realidad significa estar intoxicado u oxidado
(46).

1.3. Esas creencias equivocadas deterioran de por sí al sistema immune y
contribuyen a la génesis del sida como lo demuestra la psiconeuroinmunología
(47-53).

1.4. Debe explicarse detalladamente cómo las exposiciones involuntarias y
algunas veces voluntarias, múltiples, repetidas y crónicas a los agentes
estresantes inmunológicos de origen químico, físico, biológico, mental y
nutricional; intoxican, oxidan y deterioran progresivamente al sistema inmune
hasta colapsarlo, generando así el sida (4,54).

2. DIAGNOSTICAR CON BASES CLINICAS Y DE LABORATORIO

2.1. Mantener en mente que las exposiciones involuntarias o voluntarias,
múltiples, repetidas y crónicas a agentes estresantes no sólo intoxican y
deterioran progresivamente al sistema inmune sino también a los demás órganos y
sistemas corporales (4,54). Además, la exposición a estos agentes tóxicos no
afecta en igual forma a todas las personas, de tal suerte que similares
situaciones de estrés pueden producir diferentes patrones de enfermedad (a-j,z).

2.2. En consecuencia, el estado completo de salud del individuo o la comunidad
debe evaluarse cuidadosamente utilizando para ello técnicas clínicas y pruebas
de laboratorio convencionales para determinar el estado de la sangre, suero,
plasma, orina, materias fecales y otros líquidos corporales. Pueden utilizarse
además las pruebas de diagnóstico alternativas y complementarias disponibles
tales como iridología, kinesiología, bioeloctrónica, pulsos de la medicina
oriental y otras pruebas similares (d-j).

2.3. Es ideal poder evaluar en detalle el estado de funcionamiento del sistema
immune, con exámenes tales como conteos de células T y B, respuestas
blastogénicas de linfocitos, proliferación y diferenciación de células T,
activación de linfocitos citotóxicos, actividad de la timulina, complemento
total, C3, C4, dosificación de inmunoglobulinas (55-57).

2.4. Evaluar en detalle el estado de activación del sistema immune con pruebas
tales como exámenes serológicos para hepatitis A, B, C, sífilis, toxoplasma,
diferentes tipos de virus herpes, infección citomegálica, rubeola,
mononucleosis, factor reumatoideo, antiestreptolisinas, eritrosedimentación,
proteina C reactiva, beta 2 microglobulina, pruebas de Combs, aglutininas,
complejos inmunes y pruebas cutaneas (55-57).

2.5. Evaluar el estado de funcionamiento de las glándulas endocrinas, los
riñones, el hígado, la piel y todos los demás órganos y sistemas corporales.

2.6. Es conveniente evaluar meticulosamente los marcadores del estado
nutricional con exámenes tales como proteinas totales, albumina, electroforesis
de proteinas, hierro sérico, transferrina, ferritina, folatos, B12, B6, tiamina,
niacina, biotina, riboflavina, acido pantoténico, carnitina, inositol,
biopterinas, colinas (58-77).

2.7. Evaluar los marcadores del estado de antioxidación con exámenes tales como
dosificación de vitamina C, vitamina A, retinol, carotenos totales,
alfacaroteno, betacaroteno, licopeno, luteina/zeaxantina, betacriptoxantina,
flavonoides, vitamina E, alfatocoferol, gamatocoferol, cobre, ceruloplasmina,
zinc, selenio, cromio, magnesio, manganeso, glutation, glutatión peroxidasa,
N-acetilcisteina y tiol sistémico (9-44,78,79).

2.8. También es conveniente evaluar los marcadores del estado de oxidación con
examenes tales como el biomarcador de la oxidación de bases del ADN
(8-hidroxy-2-deoxiguanosina) y biomarcadores de la peroxidación de grasas tales
como malondialdehido, hidroperóxidos grasos, proteinas oxidadas, prueba del
salicilato, glutatión reducido, catalasas y superoxidodismutasa (80-83).

2.9. Las pruebas de ELISA, Western blot y Carga viral consideradas erróneamente
como indicadoras de “infección VIH” (84-98), deben en realidad interpretarse
como biomarcadores indirectos del estado de estrés oxidativo e intoxicación del
individuo o la comunidad (46). En tal sentido, el fenómeno conocido como VIH
antes que ser causa es un efecto de las exposiciones a agentes estresantes e
indica presencia de proteinas liberadas y acumuladas durante las respuestas al
estrés (99-107). Debe entenderse con detalles cómo las denominadas “pruebas para
VIH” no detectan infección con el “VIH” puesto que no existe ninguna evidencia
científica de que el fenómeno conocido como “VIH” sea realmente un virus
(108-113).

3. EVITAR EXPOSICION A AGENTES ESTRESANTES INMUNOLOGICOS

3.1. Debe evitarse mayor intoxicación de órganos y tejidos impidiendo al máximo
posible la exposición a agentes estresantes inmunológicos (4,54), principalmente
los relacionados en los puntos siguientes:

3.2. Estresantes de origen químico tales como tabaco, alcohol, drogas
sicoactivas y afrodisíacos (cocaína, heroína, crak, nitritos inhalables o
“poppers”, anfetaminas, etc.), polución química, lubricantes, detergentes,
pinturas, aerosoles, pesticidas, preservativos de alimentos, fármacos tóxicos
incluyendo a antibióticos, corticosteroides, quimioterápicos y antiretrovirales
(4,6-8,114-118).

3.3. Estresantes de origen físico tales como radiaciones ionizantes y no
ionizantes, campos electromagnéticos originados en instrumentos eléctricos y
electrónicos , geopatías y cosmopatías (4,119).

3.4. Estresantes de origen biológico tales como sangre y derivados, semen,
especialmente por via rectal, vacunas , infecciones de transmisión sexual, otras
infecciones y parasitosis (4,120,121). Evitar el sobrecrecimiento de Candida
albicans en el tracto gastrointestinal y su diseminación a otros sitios (i ,y).
En lugares subdesarrollados es necesario garantizar agua potable, así como una
buena disposición de excretas y basuras para evitar nuevas infecciones y
parasitosis (121).

3.5. Estresantes de origen mental tales como ansiedad, fobias, temores ,
depresión y pánico (4,122). Es absolutamente necesario erradicar toda duda
acerca de lo que realmente es el sida y su tratamiento y prevención en el
individuo, su familia y en la comunidad (47-53). Debe comprenderse cómo desde el
punto de vista científico, es posible curar y prevenir el sida.

3.6. Estresantes de origen nutricional tales como la falta de alimentación en
países subdesarrollados y el exceso de comida “basura o chatarra” en países
desarrollados (4,123). Nada nos pone más en contacto con el medio ambiente como
los alimentos que ingerimos. En consecuencia, es necesario tener una
alimentación lo más natural posible eliminando tabaco, alcohol, café, té,
chocolate, colas, gaseosas o sodas, alimentos procesados, enlatados, que
contengan conservantes y productos refinados como azúcar y harina blancas y
adulcorantes con aspartamo. Reducir el consumo de proteína y grasa animal,
incluidos los lácteos, así como el consumo de azúcares y dulces. De otro lado,
en lugares subdesarrollados es un requisito absoluto y prioritario resolver la
carencia de alimentos (123).

3.7. Hábitos de vida: La salud y la enfermedad están relacionados con nuestros
hábitos diarios y con la actitud ante la vida (2,4,124-129). Es necesario
adoptar una actitud positiva y crítico-constructiva, de tal manera que los
“pacientes seropositivos” se conviertan en “inpacientes seriopositivos”.
Potenciar una actitud combativa como factor de supervivencia y curación.
Mantener una vida activa conservando el trabajo, descansar y dormir
suficientemente, practicar ejercicio físico moderado y dejar un tiempo para el
ocio y la diversión. Escuchar música que alegre el espíritu, bailar, cantar,
pintar, reír. Preferible usar ropas de algodón y de colores claros. Realizar
cepillado en seco y ducha con agua fría al final del baño, así como ejercicios
respiratorios, de relajación, meditación y visualización. Tener una actividad
sexual regular eliminando afrodisíacos, lubricantes y espermicidas tóxicos y
prácticas sadomasoquistas. Apertura a la vida interior y al crecimiento personal
protegiendo la naturaleza y ayudando a otras personas “seropositivas”, a otros
enfermos con sida y a todos nuestros semejantes.

4. DESINTOXICAR AL SISTEMA INMUNE Y OTROS SISTEMAS

4.1. Además del sistema inmune deben desintoxicarse los sistemas de excreción:
digestivo, hepático, renal, respiratorio y cutáneo y todos los demás que
manifiesten signos de intoxicación (130-132).

4.2. Diferentes técnicas nutricionales, energéticas, magnéticas, físicas,
mentales y espirituales han demostrado efectividad tanto en la desintoxicación
como en la estimulación y regeneración del sistema inmune y otros sistemas
(133-141 ,a-z). Algunas de ellas son medicina naturista y homeopatía, acupuntura
y moxibustión, terapia neural, digitopuntura, medicina china, fitoterapia,
terapia nutricional, terapia con agentes quelantes, hidroterapia, terapia con
agua de mar, reflejoterapia, masaje linfático, ayurveda, flores de Bach,
hipertermia, oxigenoterapia biocatalítica, aromaterapia, masaje terapéutico,
arteterapia, músicoterapia, cromoterapia, hipnósis, yoga, tai-chi, qigong o chi
kung, tuina o masaje chino, reiki, magnetoterapia, sofrología, medicina
ortomolecular, medicina funcional y cuidado espiritual (133-141). Al igual que
como sucede con la medicina convencional, la efectividad de cada una de estas
técnicas terapéuticas depende en gran medida del conocimiento y experiencia de
quien las aplique y de la aceptación por parte de quien las recibe.

4.3. Algunas plantas medicinales útiles en la desintoxicación
(124-129,137,r-v,z): Es conveniente usar plantas diuréticas como la cola de
caballo (Equisetum arvense) y plantas protectoras hepáticas como el cardo
mariano (Silybum marianum), el boldo (Pneumus boldus), la fumaria (Fumaria
officinalis), el desmodio africano (Desmodium ascendens), el astragalus chino
(Astragalus membranaceus), la Ling Zhi o Reishi china (Ganoderma lucidum). El
ponche de sábila (Aloe vera) se usa tanto para desintoxicar como para estimular.
Forma de tomarse: se licuan 2 onzas de cristal o jugo de penca sábila, 2
cucharadas de miel de abejas, 4 granos de pimienta negra, un trocito pequeño de
gingibre y el jugo de un limón amarillo. Se toma acabado de hacer, todos los
días, por 30 a 60 días. Una buena higiene intestinal es crucial en la
desintoxicación y puede lograrse en parte con lavativas de manzanilla seguida
por lavativas de aceites de girasol y de lino y con aporte suplementario de
lactobacilos.

4.4. Alimentación desintoxicante y antioxidante (2 ,4,123-128): Se sugiere
limpieza orgánica por ejemplo con dieta depurativa, sin productos animales ni
margarinas y con frutas y verduras biológicas u orgánicas. La dieta depurativa
de la Dra. Kousmine es una buena opción (142). Se sugiere consumir cereales
completos o integrales cocidos o crudos, enteros, aplastados o molidos (arroz,
cebada mondada o perlada, trigo sarraceno, avena). Reducir el consumo de
azúcares y dulces. Incrementar el consumo de frutas frescas y secas, verduras y
legumbres crudas, orgánicas o biológicas y de la estación. Consumo abundante de
líquidos: agua (al menos un litro y medio por día), zumos o jugos de frutas y
verduras principalmente de zanahoria, caldos vegetales, y zumos verdes como
fuente de clorofila (por ejemplo, licuar en agua: lechugas, espinacas, apio,
hierbabuena, perejil, cilantro, y similares y tomar sin colar). Evitar productos
lácteos, usando como alternativa leche de almendras, de nueces , de avellanas,
de avena, de arroz. Evitar el uso de soja transgénica muy común en los Estados
Unidos, Canadá y Argentina. Es aconsejable el ayuno desintoxicante supervisado
(143). Es muy conveniente también, tomar alimentos bifidogénicos, por ejemplo
yogur y kumis hechos con leche de ovejas o cabras, tufu y miso (144). El aceite
de coco que es fuente de ácido láurico y caprílico tiene efectos anti cándida
(i).

5. ESTIMULAR Y REGENERAR AL SISTEMA INMUNE Y OTROS SISTEMAS

5.1. Debe iniciarse éste proceso junto con el de desintoxicación y ésto puede
durar meses, años, o toda la vida, dependiendo de las condiciones específicas de
cada persona o comunidad.

5.2. Deben garantizarse niveles óptimos de antioxidantes (145-150,r,s) por
ejemplo con el uso de vitamina A y carotenoides (151-170), vitamina E
(preferiblemente Ed) (162,171,172), vitamina C (173-175), selenio (30-33),
n-acetil cisteina (34-40), l-glutamina (i), zinc (41-44), cobre (44), manganeso
(r), ácido alfalipoico (r), ubiquinona o coenzima Q10 (r) y flavonoides o
vitamina P (r); evitando sobrepasar los niveles sanguíneos normales y recordando
el potencial tóxico de metales y vitaminas liposolubles.

5.3. El tener niveles normales de vitamina A y otros carotenoides evita lo que
erróneamente se conoce como “transmisión del VIH/sida” de persona a persona
(176-178), de la madre al feto durante el embarazo y el parto (179-190) o
durante la alimentación materna (191). Recordar el potencial teratogénico de la
vitamina A, betacaroteno y otros carotenoides (192).

5.4. Algunas interleukinas como la IL2, factores de crecimiento, vitaminas del
complejo B, vitamina D y lítio tienen utilidad por sus efectos estimulantes y
regeneradores (193-201).

5.5. Deben corregirse con meticulosidad las anormalidades de macronutrientes y
micronutrientes (202-212).

5.6. Algunas plantas inmunoestimulantes y/o antioxidantes (137,213-222): penca
sábila (Aloe vera), astrágalus (Astragalus membranaceus), eleuterio o ginsen
(Eleutherococcus senticosus), Fo-ti (Polygonum multiforum), cúrcuma (Curuma
longa), equinácea (Echinacea angustifolia y E. purpurea), ajo (Allium sativum),
regaliz (Glycyrrhiza glabra), hidrastis o sello de oro (Hydrastis Canadensis),
uña de gato (Uncaria tomentosa), ginkgo (Ginkgo biloba), semillas de toronja
(Vitis vinifera), zarzaparrilla (Smilax officinalis y S. aspera).
Tranquilizantes y relajantes: pasiflora (Passiflora incarnata), valeriana
(Valeriana officinalis), manzanilla (Matricaria chamomilla), hierbabuena (Menta
sativa), lavanda (Lavanda officinalis), eleuterococo o ginsén de Siberia
(Eleuterococus senticosus).

5.7. Alimentación antioxidante, estimulante y regeneradora (2,4,124-129): Además
de la alimentación desintoxicante descrita en 4.4., se sugiere una dieta
vegetariana o semivegetariana con abundantes frutas principalmente papaya,
mango, kiwi, piña, aguacate, bananas, frutas secas; verduras, cereales,
legumbres y algas. Pocos productos animales. Preferir el pescado blanco con
grasa y la carne de cordero y cabra. Preferible usar sal marina. Usar 60 a 80%
de alimentos crudos con productos biológicos u orgánicos, frescos e integrales.
Siempre que sea posible usar abundante ajo, cebolla, espárragos, cítricos,
remolacha roja, col, repollo, brócoli, coliflor, repollitas de Bruselas,
zanahoria, levadura de cerveza, germen de trigo, polen, leguminosas y cereales
germinados. Usar aceites prensados al frío (por debajo de los 40 grados C), pues
así conservan ácidos grasos poliinsaturados y escenciales, necesarios en la
regeneración de tejidos y en procesos antiinflamatorios, de antioxidación e
inmunoestimulantes. Los aceites de cárcamo, girasol y oliva, en su orden, son
buena fuente de vitamina F o ácido linoleico. El aceite de lino es fuente de
ácido alfa linoleico.

6. TRATAR LAS MANIFESTACIONES CLINICAS DEL SIDA

6.1. Debe utilizarse el tratamiento específico convencional (223-227) y
complementario o alternativo (a-z) para las infecciones oportunistas
(candidiasis, histoplasmosis, coccidiodomicosis, criptococosis,
criptosporidiosis, diferentes tipos de infecciones herpéticas, infección
citomegálica, isosporiosis, tuberculosis, nocardiosis, neumonia por Pneumocystis
carinii, neumonia bacteriana recurrente, septisemia por salmonella,
estrongiloidiasis, toxoplasmosis); para los tumores (sarcoma de Kaposi, linfoma
cerebral, linfoma de células B, linfoma de Burkitt, cáncer cervical invasivo) y
para las múltiples alteraciones metabólicas (demencia/encefalopatía,
leucoencefalopatía multifocal progresiva, caída del cabello, pérdida de peso,
síndrome caquetizante) y las demás manifestaciones clínicas que se presenten del
deterioro respectivo de los mecanismos de defensa, de vigilancia y de
homeostasis del sistema immune.

6.2. Corregir las manifestaciones del deterioro de otros órganos y tejidos.

6.3. El éxito del tratamiento del sida depende en gran medida de que se
garantice un estado macro y micronutricional óptimos (58-77,201-212 ,k-v).

7. PREFERIR MEDIDAS NATURALES

Es ideal que además de los profesionales convencionales se consulte a terapeutas
complementarios, alternativos u holísticos, puesto que estos utilizan técnicas
terapeúticas de reconocida efectividad para el tratamiento y la prevención de
enfermedades degenerativas tóxicas y nutricionales como el sida (124-141,w-z).

8. HACERLO EN EL MOMENTO APROPIADO

8.1. El tratamiento y la prevención del sida como síndrome tóxico y nutricional
solamente podrá ser efectivo si:

a) el individuo o la comunidad no tienen la menor duda de que lo que se hace es
lo correcto, pues entienden con lujo de detalles que el sida es un síndrome
degenerativo tóxico y nutricional, causado por exposiciones involuntarias y
algunas veces voluntarias, múltiples, repetidas y crónicas a agentes estresantes
inmunológicos, los cuales inducen un estado de intoxicación u oxidación del
sistema immune y los demás sistemas corporales. Es ideal que los familiares y
amigos cercanos también lo entiendan así, y

b) que el tratamiento y la prevención sean dirigidos por profesionales de la
salud o terapeutas que también compartan enteramente que el sida es un síndrome
tóxico y nutricional prevenible, curable y erradicable y que estén decididos y
puedan hacerlo. Preferir individuos que tengan una visión amplia y global de la
medicina convencional y de las medicinas alternativas o complementarias.

8.2. Es frecuente que se presenten discusiones entre las personas
“seropositivas” y las enfermas, con los profesionales de la salud o con los
terapeutas que consideran que el sida es una enfermedad causada por un virus
denominado “VIH”. En caso de que esto suceda, deben evitarse las confrontaciones
radicales que traigan mayor ansiedad y depresión a las personas “seropositivas”
y a los enfermos (47-53).

8.3. Si un enfermo de sida o una persona que reacciona positivamente en las mal
llamadas “pruebas para VIH” después de conocer toda la información disponible
(228-230), decide cambiar los llamados antiretrovirales por una terapia
alternativa y no tóxica, esto debe hacerse en forma gradual y progresiva, pues
los inhibidores de proteasa que forman parte de los “cócteles” tienen acciones
antioxidantes (231) y el suspenderlos en forma abrupta podría crear situaciones
delicadas de estrés oxidativo e inmunosupresión.

SIDA No Es Una Enfermedad Infectocontagiosa

A Continuación reproducimos el resumen de cuatro trabajos de investigación
presentados por el doctor Roberto Giraldo en el Congreso Europeo de Toxicología
(EUROTOX) realizado en Praga, República Checa, entre el 27 y 30 de agosto de
1995. Estos resúmenes se encuentran publicados en inglès en Toxicology Letters
Supplement 1/78, p. 34-35, august 1995.
I. SIDA y Estresantes — Incremento Mundial de Stresantes Inmunológicos

Cinco tipos de estresantes inmunológicos pueden alterar el funcionamiento del
sistema Inmunológico: estresantes químicos, físicos, biológicos, mentales y
nutricionales.
Ellos provienen de la contaminación ambiental, ocupacional y social; de las
condiciones de vida como por ejemplo de la drogadicción, promiscuidad sexual,
dietas y condiciones terapéuticas tales como antibioticos, inmunomodulares, AZT
y otros quimoterapéuticos.
Diferentes hechos ilustran un incremento significativo de estresantes
inmunológicos en las últimas décadas, así como su diversidad dentro de países y
continentes. Este incremento puede percibirse claramente midiendo la cantidad
misma de estresantes o por determinación de sus efectos sobre el sistema
inmunológico. Hay un obvio aumento mundial de la frecuencia de alergias,
enfermedades autoinmunes, tumores y enfermedades infecciosas.
Además del incremento constante de los estresantes de la contaminación
ambiental, las personas a riesgo de desarrollar el Sida están siendo sometidas a
muchos estresantes inmunológicos. Por ejemplo, los hombres homosexuales
drogadictos están expuestos a alcohol, drogas, afrodisíacos, semen, enfermedades
venéreas, otras infecciones, tratamientos antiinfecciosos, estrés mental,
malnutrición. Los drogadictos intravenosos están expuestos a químicos tóxicos,
infecciones de transmisión sanguínea, tratamientos antiinfecciosos, estrés
mental, malnutrición. Los drogadictos no intravenosos y los alcohólicos están
expuestos a tóxicos químicos, infecciones oportunistas, tratamientos
antiinfecciosos, estrés mental, malnutrición. Las prostitutas están expuestas a
semen, alcohol, enfermedades venéreas, tratamientos antiinfecciosos,
malnutrición, estrés mental. Los recién nacidos de madres drogadictas y de
madres malnutridas están expuestos a tóxicos químicos, infecciones congénitas,
tratamientos antiinfecciosos, malnutrición fetal. Los hemofílicos están
expuestos a sangre, factor VIII, infecciones oportunistas, tratamientos
antiinfecciosos, estrés mental. Las personas sidafóbicas están expuestas a
estrés mental, medicamentos preventivos. Las comunidades de Äfrica Central y del
Caribe están expuestas a malnutrición, infecciones oportunistas, parasitosis,
tratamientos antiinfecciosos y antiparasitarios, estrés mental. Los negros e
hispanoamericanos en Estados Unidos están expuestos a estrés mental,
malnutrición, alcohol y otras drogas. Las personas a riesgo de Sida por
ocupación, pueden estar expuestas a tóxicos químicos, estresantes
electromagnéticos, otras radiaciones, agentes infecciosos, estrés mental,
dietas.
II. SIDA y Estresantes — Una Propuesta para la Patogénesis del SIDA
A nivel fisiológico, el Sida puede explicarse como una alteración degenerativa y
progresiva de las diferentes células y reacciones matabólicas inmunes,
secundaria a exposiciones múltiples, repetidas y crónicas a estresantes
inmunológicos. Esta degeneración puede ser causada por un efecto inmunotóxico de
los estresantes sobre las células inmunocompetentes. También puede ser el
resultado de un efecto inmunogénico debido a sobreestimulación y sobreactivación
de las células inmunológicas.
Muchos estresantes de origen químico y biológico pueden tener un efecto
inmunogénico sobre las células y funciones del sistema inmunológico.
Adicionalmente, los estresantes de origen físico, mental, nutricional y
nuevamente los de origen químico pueden tener un efecto inmunotóxico sobre las
mismas células y funciones inmunológicas.
A nivel molecular, el Sida es el resultado de alteraciones de las células
inmonocompetentes y de las reacciones metabólicas inmunológicas debido a un
exceso de radicales libres.
En la actualidad hay dos escuelas de pensamiento para explicar la patogénesis
del Sida. La gran mayoría acepta al Sida como una enfermedad viral de
transmisión sexual o sanguínea. Un creciente número de investigadores asociados
a "Grupo para la reconsideración científica de la hipótesis VIH-SIDA", propone
que el Sida no es una enfermedad infecciosa sino el sindrome tóxico-nutricional.
Las investigaciones acá presentadas hacen parte y sustentan la segunda
posibilidad.
Se recomienda que en lugar de insistir en investigaciones dentro de la hipótesis
VIH-SIDA, que no ha brindado ningún beneficio público después de 13 años y
billones de dólares gastados, nos concentremos en investigar hipótesis alternas
sobre la patogénesis del Sida.
III. SIDA y Estresantes — Una Propuesta para la Historia Natural del SIDA
El sindrome de inmunodeficiencia adquirida es una consecuencia de efectos
degenerativos tóxicos e inmunogénicos a estresantes inmunológicos.
El debilitamiento de las tres funciones básicas del sistema inmunológico:
defensa, vigilancia y homeóstasis es traducido clínicamente en una variedad de
infecciones oportunistas, tumors y alteraciones metabólicas. Si las acciones de
los agentes estresantes sobre el huésped no se suspenden y si por el contrario
el paciente es medicado con sustancias que actúan potencialmente como
estresantes químicos, un estado mayor de activación inmunológica y toxicidad
aparece, con un incremento progresivo de necesidades nutricionales concomitante
con mayores alteraciones metabólicas. Como consecuencia, las etapas avanzadas
del Sida se caracterizan por malnutrición y alteraciones metabólicas severas,
las cuales llevan al paciente a un estado irreversible con muerte eventual.
Inspiradas en esta historia natural, se propone nuevas medidas terapéuticas y de
prevención del Sida.
IV. SIDA y Estresantes — El Verdadero Significado del VIH
Un retrovirus denominado VIH ha sido asociado a muchas personas con Sida y a
riesgo de desarrollarlo. Debido a esta asociación, dicho virus fue postulado
como causa del Sida, lo cual ha sido oficialmente aceptado desde entonces. Se
propuso que el VIH destruía el sistema inmunológico matando los linfocitos T.
También se propuso que una vez positivo para anticuerpos contra el VIH, el
individuo desarrollaría el Sida en el futuro. Sin embargo, ninguno de estos
postulados ha sido comprobado después de más de una década de intensas
investigaciones. Incluso si tal asociación fuese real, hay que recordar que
asociación o correlación no son sinónimos de causalidad.
El VIH por sí mismo no es suficiente ni necesario para que el Sida se
desarrolle. Hay un número creciente de pacientes con Sida en el mundo que no
están infectados con el VIH.
Sin embargo, en las personas con Sida o a riesgo de desarrollarlo, siempre se
puede demostrar la presencia de una variedad de estresantes inmunológicos. Esto
sugiere fuertemente que los estresantes inmunotóxicos e inmunogénicos descritos
en "Sida y estresantes I, II, III" son, en efecto, suficientes y necesarios para
causar el Sida.
La presencia del VIH en el Sida podría ser explicado como oportunismo viral o
como un marcador de inmunodeficiencia. Adicionalmente, la ocurrencia del VIH en
el Sida, así como la presencia de otros retrovirus en otras enfermedades del
hombre y de los animales, puede ser una clave para el origen de los virus en la
naturaleza. Se describe acá el soporte científico para la posibilidad de que los
estresantes de las células vivas actúen como inductores de virus. De tal manera
que los virus aparecerían en la naturaleza como una consecuencia de las acciones
de una gran variedad de agentes estresantes sobre células vivas de los
diferentes especies.

NOTA: El doctor Giraldo sustenta sus investigaciones con más de 900 referencias
de la literatura científica y todo hace parte de un libro en edición: "SIDA Y
ESTRESANTES"

POR FAVOR FIRMA NUESTRO LIBRO DE VISITAS.

TODA LA INFORMACION QUE APARECE EN ESTA PAGINA SE OFRECE A CUALQUIER PUBLICO DE MANERA TOTALMENTE GRATUITA,

RECONOCEMOS EL GRAN MERITO DEL TRABAJO Y ESFUERZO DE LOS AUTORES DEL MATERIAL QUE AQUÍ SE PUBLICA. SE RESPETAN TODOS LOS DERECHOS INTELECTUALES DE LOS AUTORES Y SUS TITULARES.