Make your own free website on Tripod.com
Tratamiento y Prevención del SIDA

HOME

La Realidad Del SIDA
Experto Mundial
Porque Nadie Sabe?
Cómo funciona el AZT?
Un Mal Diagnostico
Medicinas que Matan
Médicos tercer causa de muerte en EE.UU.
Metodo Cientifico
Tratamiento y Prevención del SIDA - I
Tratamiento y Prevencion del SIDA - II
Estudios Clinicos
Testimonios
Factores de Transferencia
Ayuda
Aviso Legal
Un Mal Diagnostico

LAS PRUEBAS USADAS EN EL DIAGNOSTICO DEL VIH NO SON ADECUADAS

La siguiente es la conferencia que el doctor Roberto Giraldo dictó en la Fundación "Amor" de Cali, en el Aula Máxima de la Universidad de Antioquia en el marco del II Congreso Nacional de Estudiantes de Bacteriología, y en el
Auditorio de la Biblioteca Pública de Itagüí, durante el mes de abril de 1999.

I. LAS PRUEBAS DE ELISA, WESTERN BLOT Y CARGA VIRAL, USADAS EN EL DIAGNOSTICO DE LA "INFECCION VIH" NO SON ADECUADAS

Los siguientes hechos científicos sustentan tal afirmación:

1.1. La definición de SIDA establecida por los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) del Gobierno Federal de EU requiere de la presencia de un resultado positivo en las pruebas para anticuerpos para el VIH(1). Esta definición es aceptada en el mundo entero. La importancia del VIH en esta
definición es tan marcada que en la actualidad muchos investigadores del SIDA, profesionales de la salud y gentes del común, siguiendo las orientaciones del Instituto de Medicina y de la Academia Nacional de Ciencias de EU y la de la mayoría de los investigadores del SIDA, prefieren llamar ahora al SIDA "infección VIH".

1.2. Las pruebas usadas con mayor frecuencia para diagnosticar la "infección VIH" son la prueba de ELISA o "prueba rastreadora", el Western blot o "prueba
confirmatoria" y el PCR o "carga viral"(8-11). En EU las pruebas de ELISA y de Western blot, cuando se realizan juntas, constituyen lo que se conoce como "Prueba del SIDA". Estas dos pruebas supuestamente detectan anticuerpos anti VIH.

La "carga viral" o prueba del PCR es una prueba genética por medio de la cual se hacen copias de fragmentos pequeños de ácidos nucleícos que, según se sostiene, pertenecen exclusivamente al VIH. Estas son las mismas pruebas que se
usan para chequear el VIH en mujeres embarazadas, recién nacidos, niños, y en todas las demás personas. El problema con estas pruebas es que un resultado positivo en ellas no garantiza que la persona esté realmente infectada con el
VIH(12-21).

1.3. En la actualidad un resultado positivo en la denominada "Prueba del SIDA"

(ELISA y Western blot) es sinónimo de "infección VIH" y es interpretado como un riesgo para desarrollar el SIDA(8-11).
Sinembargo, estas pruebas para anticuerpos contra el VIH no están estandarizadas ni son reproducibles.

Ellas no indican "infección VIH", ni indican lo mismo en
todas las personas. Son interpretadas en forma diferente por los laboratorios y países(12). En EU son interpretadas de manera distinta a Rusia, Canadá, Australia, Africa, Europa y Sur América(22-27). Esto indica, por ejemplo, que
una persona que es positiva en Africa puede ser negativa al ser chequeada en Australia, o que una persona que es negativa en Canadá se torna positiva al ser chequeada en el Africa(28). Otro problema es que una misma muestra de sangre puede dar 19 resultados diferentes en el Western blot, al ser chequeada por 19 aboratorios diferentes.

1.4. Los antígenos, proteinas o bandas del Western blot los cuales son considerados específicos para el VIH, pueden estar genéticamente codificados por el genoma del VIH. Todo
indica que estas sustancias realmente corresponden a proteinas de las células humanas.

1.5. En medicina clínica, el único método válido para establecer la sensibilidad y la especifidad de una prueba diagnóstica, es la comparación de la prueba en
cuestión con su standar de oro. el único standar de oro posible para las pruebas del VIH es el "virus de la inmunodeficiencia humana" mismo. Puesto que el VIH
jamás ha sido aislado como una entidad viral independiente, libre y purificada(31), no es posible definir en forma correcta la sensibilidad y la especificidad de ninguna de las pruebas para el VIH.

En la actualidad, la sensibilidad y la especificidad de estas pruebas para el VIH son definidas no por la comparación con el VIH mismo, sino por la comparación de la prueba en cuestión con las manifestaciones clínicas del SIDA o con los recuentos de las células T4.

"En el momento presente no exite standar reconocido para
establecer la presencia o ausencia de anticuerpos anti VIH-1 en la sangre humana. Por lo tanto la sensibilidad se establece con base en el diagnóstico clínico del SIDA y la especifidad con base en donadores de sangre al azar".

Puesto que no existe standar de oro para establecer la especificidad de estas pruebas, todos los resultados positivos para el VIH deben ser considerados
resultados falsos positivos.

1.6. Existen abundantes publicaciones científicas que explican cómo hay más de 70 condiciones diferentes que pueden hacer que las pruebas para anticuerpos anti
VIH reaccionen positivamente sin que exista infección VIH.

En otras palabras, hay más de 70 razones reconocidas científicamente para reacciones falsas positivas en las pruebas para el VIH. Este hecho se encuentra ampliamente documentado en la literatura científica.

1.7. Por supuesto que aterra saber que el diagnóstico de la "infección VIH" esté basado en pruebas que no son específicas para el VIH. Sin embargo, la evidencia
científica nos dice que una persona puede reaccionar positivamente en las pruebas para el VIH sin que esté infectada con el VIH.

1.8. Las compañías farmacéuticas que fabrican y comercializan los reactivos para estas pruebas reconocen lo inapropiado de las mismas, y es así como en las instrucciones que vienen con los reactivos afirman: "La prueba de ELISA sola no puede ser usada para el diagnóstico del SIDA, ni siquiera cuando las muestras que reaccionan positivamente sugieran con alta probabilidad la presencia de anticuerpos anti VIH-1"(32). Las instrucciones para una de las más conocidas pruebas de Western blot especifican:

"No use esta prueba como la única base para el diagnóstico de la infección VIH-1".

Las instrucciones que vienen con los
reactivos más comúnmente usadas en la prueba de carga viral establecen que "La prueba Amplicor para monitorizar al VIH-1 no debe usarse como una prueba rastreadora ni como una prueba diagnóstica para confirmar la presencia de la
infección VIH"(35). El problema no es solamente que la mayoría de los investigadores del SIDA, periodistas, personas del común, no conozcan estos hechos, sino además que las personas encargadas del cuidado de la salud de las
personas, tampoco lo sepan. Es como si no hubiera interés de parte de las entidades oficiales en hacer conocer estos hechos a los profesionales de la salud y a las demás personas.

1.9. Puesto que los resultados de la prueba de la carga viral son dados en copias por centímetro cúbico de plasma(35) de los investigadores del SIDA, los profesionales de la salud y las demás personas pueden pensar que este resultado represente copias del virus mismo (12-36-41). Sin embargo, la prueba de la carga viral solamente hace copias de fragmentos de los ácidos nucleicos. La prueba no
cuenta al VIH mismo.

Una prueba positiva de carga viral no puede ser interpretada como si estuviese allí el genoma completo del VIH, y por lo tanto esta prueba no puede ser usada para contar virus.

1.10. Los resultados en la prueba de la carga viral no son reproducibles. Esto puede verse en los amplios márgenes de variabilidad aceptados para los controles por las compañías que los fabrican. Por ejemplo, Roche acepta una variabilidad para el control positivo bajo entre 880 y 7.900 copias por ml {lot #0034}, y una variabilidad para el control positivo alto entre 79.000 y 710.000 copias por ml
{lot #0041} [Roche, Amplicor HIV-1 Monitor test Lot #88618, expiration January
1999].

Lo más importante de todo es que la falta del standar de oro para "la infección por el VIH", también se aplica a la sensibilidad y a la especificidad de la prueba de la carga viral o PCR (12-41-42). Como consecuencia, la especificidad de la prueba de la carga viral jamás ha sido definida en una forma adecuada.

Por lo tanto, todos los resultados positivos en la prueba de la carga viral son también resultados falsos positivos para el VIH.

1.11. Las personas tienen el derecho al consentimiento después de estar bien informadas. Sin embargo, este derecho de consentir infiere el derecho a tener una buena información. No hay justificación posible para el hecho de que la mayoría de las personas no hayan sido informadas acerca de lo inadecuadas que son las pruebas para el diagnóstico de la "infección VIH".

El retener esta información viola el derecho de las personas a realizar consentimientos acerca de su salud, después de estar bien informadas. Las implicaciones legales de esta situación han sido advertidas.

2. SER "VIH POSITIVO" NO INDICA ESTAR INFECTADO CON EL "VIH"

Los siguientes hechos científicos sustentan esta aseveración:

2.1. Hay un número creciente de publicaciones científicas que explican en detalle cómo las pruebas para el VIH no son específicas para el VIH. Hay muchas otras razones además de la infección pasada o reciente con el VIH para explicar el porqué un individuo reacciona positivamente en estas pruebas.

En otras palabras estas pruebas pueden reaccionar como positivas en ausencia de la "infección VIH".

2.2. Algunas de las condiciones que causan falsos positivos en la denominada "prueba del SIDA", son: la infección pasada o reciente con una variedad de bacterias, parásitos, virus y hongos incluyendo la tuberculosis, malaria,
leismaniasis, influenza, resfriado común, lepra y una historia de enfermedades de transmisión sexual, la presencia de anticuerpos poliespecíficos, las
hipergamaglobulinemias, la presencia de auto anticuerpos contra una variedad de células y tejidos, las vacunaciones, y la administración de gamaglobulinas o inmunoglobulinas; la presencia de enfermedades autoinmunes como el lupus
eritematoso sistémico, la esclerodermia, la dermatomiositis y la artritis reumatoidea, la existencia del embarazo y la multiparidad; una historia de inseminación rectal, la adición a las drogas recreacionales; varias enfermedades
renales, la insuficiencia renal y la hemodialisis, una historia de transplante de un órgano; la presencia de una variedad de tumores; muchas enfermedades hepáticas incluyendo a la enfermedad alcohólica hepática, la hemofilia, las transfusiones sanguíneas y la administración de factores de coagulación e inclusive la simple condición de envejecer.

2.3. Es interesante anotar que todas estas condiciones que hacen que las "pruebas para el VIH" reaccionen como positivas en la ausencia del VIH, son condiciones que están presentes con una variada distribución y concentración
dentro de todos los grupos de personas reconocidos como grupos de riesgo para el SIDA, en los países desarrollados. Igual sucede con la inmensa mayoría de los habitantes del mundo subdesarrollado. Con toda probabilidad esto indica que muchas personas adictas a las drogas (incluyendo a las mujeres embarazadas), ciertos hombres homosexuales y algunos hemofílicos de los países desarrollados, así como la gran mayoría de los hombres y mujeres del Africa, Asia y Sur América y el Caribe, que presentan reacciones positivas en las pruebas para el VIH, reaccionan así debido a condiciones diferentes a estar infectados con el VIH.

2.4. Es bien conocido, por ejemplo, que las personas con SIDA o a riesgo de desarrollarlo, tienen altos niveles de anticuerpos (inmunoglobulinas) como consecuencia de haber estado expuestos a cantidades significativas de una
variedad de sustancias extrañas, tales como drogas recreacionales, semen, factor VIII de la coagulación, sangre y sus componentes, enfermedades de transmisión
sexual y otras infecciones.Todas estas sustancias son agentes oxidantes que generan estrés oxidativo.

2.5. Hay además una gran cantidad de información científica que advierte de la alta frecuencia con que se presentan reacciones no específicas entre los que son considerados posibles antígenos retrovirales y los anticuerpos no relacionados con ellos. Es por lo tanto posible concluir que las llamadas "pruebas para el VIH" reaccionan positivamente en presencia de esos anticuerpos
inespecíficos. En otras palabras, que un resultado positivo en una prueba de anticuerpos para el VIH puede ser el resultado de una sobre-estimulación antigénica previa, antes que consecuencia de una infección con el VIH o de
cualquiera otra retroviral.

2.6. Además se ha propuesto que los anticuerpos anti VIH sean un marcador de laboratorio para el uso de drogas recreacionales en EU y Europa.

2.7. Ser "VIH positivo" o "seropositivo", es decir, reaccionar positivamente en las pruebas de anticuerpos para el VIH, indicaría entonces que el individuo ha estado expuesto a muchos retos antigénicos y tóxicos. Esto significa que la persona seropositiva ha estado expuesta a una variedad de agentes oxidantes.

El sistema inmunológico de estas personas ha estado por lo tanto respondiendo a una cantidad grande de estímulos inmunogénicos e inmunotóxicos. El sistema inmunológico de estos individuos "seropositivos para el VIH", está
entonces debilitado (oxidado) después de haber estado sobreestimulado, y como consecuencia su riesgo de desarrollar el SIDA es mayor que el de aquellos que
son "VIH negativos" o "seronegativos".

2.8. De otro lado, aún si "la prueba del SIDA" fuera capaz de detectar anticuerpos anti VIH, no sería lógico decir que la presencia de estos anticuerpos indique infección activa. La presencia de anticuerpos contra cualquier virus simplemente indica respuesta inmune humoral contra ese virus y no necesariamente que el virus esté activo y mucho menos que éste sea patógeno.

Uno puede tener anticuerpos contra muchos gérmenes sin que
dichos gérmenes estén activos, patogénicamente activos, o simplemente que estén presentes. En la mayoría de los casos, los anticuerpos anti virales indican inmunidad. Esta es la base misma para la vacunación contra las enfermedades virales. Aún si las pruebas en cuestión fueran
específicas para anticuerpos anti VIH, la pregunta sería entonces la siguiente:

¿Cómo es eso que en el caso del SIDA la presencia de anticuerpos indique enfermedad o riesgo para ella, en lugar de indicar protección contra dicha enfermedad?

2.9. No hay justificación alguna para que no se haya informado a las personas "seropositivas", ni a los enfermos, ni al público, los hechos descritos aquí.

Sin todos los pros y contras las personas no pueden tomar decisiones adecuadas acerca de su salud.

3. EL DENOMINADO "VIRUS DEL SIDA" O VIH NI SIQUIERA PARECE QUE EXISTA

La biofísica Eleni Papadopulos-Eleopulos, y su grupo de investigación del Hospital Real de Perth, en el occidente de Australia, fueron los primeros científicos en mecionar el hecho de que el VIH jamás ha sido aislado(12). Por
varios años Papadopulos-Eleopulos y sus compañeros han estado publicando artículos en los cuales describen con lujo de detalles los hechos científicos que sustentan como "el denominado virus del SIDA o VIH ni siquiera parece que exista":

3.1. El procedimiento correcto empleado durante más de medio siglo para lograr el aislamiento de un retrovirus es el siguiente:

a) Encontrar en las células de cultivo infectadas partículas con un diámetro de 100-120nM y que contengan los denominados cuerpos internos o coraza y que su superficie se encuentre cubierta de espículas.

b) Que estas partículas formen una banda de sedimentación a una densidad de 1.16 gm/ml de sucrosa.

c) En la banda de densidad de 1.16mg/ml no debe haber nada diferente a las partículas con las características morfológicas de una partícula retroviral.

d) Las partículas deben contener sólo ARN y no ADN, y el ARN debe tener consistentemente el mismo tamaño [número de bases] y composición, no importando las veces que el experimento se repita.

e) Cuando las partículas son introducidas en cultivos secundarios, ellas son tomadas por las células del cultivo, el ARN celular, y luego ADN es transcrito de nuevo a ARN el cual es entonces traducido en proteinas.

f) Como resultado, las células de estos cultivos secundarios liberan partículas al medio de cultivo.

g) Las partículas liberadas al medio de cultivo secundario deben tener exactamente las mismas características de la partícula original, y por lo tanto deben ser morfológicamente idénticas, sendimentar a 1.16 gm/ml y deben contener las mismas proteinas y el mismo ARN que la partícula original. Ninguno de estos pasos se ha logrado en el caso del VIH.

3.2. Ninguno de los investigadores que afirman haber aislado al VIH han mostrado la presencia de partículas con las características morfológicas de retrovirus y que hayan sedimentado a 1.16 mg/ml de sucrosa.

La palabra "aislamiento", utilizada por la mayoría de los investigadores es incorrecta y crea confusión. Ni Montagnier, ni Gallo, ni Levy, aislaron partículas de VIH, ni partículas de algún otro retrovirus y ni siquiera aislaron partícula viral alguna.

3.3. Puesto que en el caso del SIDA ninguna "partícula retroviral" [retrovirus] ha sido alguna vez aislada de cultivo alguno, la existencia del VIH ha sido establecida en forma indirecta: por la presencia de los co-cultivos de sangre de individuos con SIDA o de sangre de individuos "VIH positivos", proteinas/glicoproteinas tales como gp160/150, gp120, gp45/41/40, p34/32, p24/25 y p18/17, todas supuestamente pertenecen al VIH, por la presencia
de enzimas tales como la transcriptasa reversa que supuestamente pertenece al VIH, y por la presencia de fragmentos de ARN o de ADN que supuestamente también
pertenecen al VIH.

Sin embargo, nunca se ha demostrado que alguna de estas sustancias haga parte del VIH. No es posible demostrar que las sustancias encontradas en los cultivos pertenezcan a una partícula viral que jamás ha sido vista a una densidad de 1.16gm/ml. Para demostrar que estas sustancias hacen
parte de un retrovirus denominado VIH, es absolutamente necesario que dicho retrovirus haya sido previamente aislado o separado de cualquiera otra cosa. Esto jamás ha ocurrido en el caso del VIH(31).

3.4. Es interesante anotar que las sustancias enumeradas en el numeral 3.3. se asegura que aparecen exclusivamente cuando se co-cultiva sangre supuestamente infectada con el VIH y células anormales de pacientes leucémicos o linfocitos del cordón umbilical(31). El problema es que las mismas sustancias pueden obtenerse de los mismos cultivos en ausencia de la sangre supuestamente infectada con el VIH.

3.5. Los cultivos donde se encuentran las sus tancias arriba descritas, son cultivos que han sido intensamente estimulados con fitohemaglutinina, interleukina 2, antisuero contra interferon humano y con otros agentes.

Estos estimulantes de cultivo son agentes oxidantes(31-47). El problema es que el mismo tipo de material puede encontrarse en cultivos de linfocitos de personas normales, siempre y cuando estos sean estimulados con los mismos
agentes.

Es interesante anotar que la presencia de antioxidantes en los cultivos evita que aparezca el fenómeno VIH.

3.6. Las sustancias enumeradas en el numeral 3.3. de ninguna manera son específicas del VIH. Por ejemplo, se acepta en la actualidad que la transcriptasa reversa puede estar asociada a muchas otras entidades diferentes a
retrovirus, incluyendo a células eucariotas, a algunos vierus ADN de plantas y animales, e inclusive a algunos intriones.

Gallo y sus compañeros aseguran que el sobrenadante libre de células de los cultivos "infectados" contiene ADN del VIH. Se olvidan ellos que, por definición, los retrovirus son partículas infecciosas que contienen sólo ARN. Cuando los retrovirus entran a la célula su ARN es transcrito en forma reversa a ADN, el cual es a su vez integrado al ADN celular como un provirus, lo cual significa que el "ADN del VIH" sólo puede estar presente dentro de la célula
huésped y no en ninguna otra parte.

También existe evidencia de que el ARN o el ADN presentes en el sobrenadante de los cultivos sean un efecto de la estimulación por policationes y agentes oxidantes, antes que indicar allí la presencia de un retrovirus.

"La clonación del VIH" no tiene sentido. Sin haber aislado una partícula retroviral que contenga dentro de su coraza al ARN, la clonación de un "ARN específico del VIH" no es posible.

3.7. Hasta el presente nadie ha demostrado evidencia alguna de que las denominadas proteinas o antígenos del VIH[gp160/150, gp120, gp41/45/40, p34/32, p24/25, p18/17] sean constituyentes del VIH, de una partícula retroviral o que
al menos sean parte de una partícula viral cualquiera(31).

3.8. Las proteinas y antígenos provenientes de cultivos estimulados constituyen la base para "las pruebas de anticuerpos antiVIH": ELISA y Western blot(31-73). Los fragmentos de ARN provenientes de cultivos estimulados constituyen el fundamento de la prueba de la carga viral del VIH. Esta es la razón primordial por medio de la cual las pruebas usadas en la actualidad en el diagnóstico de la "infección VIH", no son específicas para ello
.
3.9. En la revista "Virology" de febrero de 1997, dos grupos diferentes de investigadores publicaron los resultados de experimentos por medio de los cuales
aseguraban haber aislado el VIH. Al fin y por primera vez en la historia del VIH, los investigadores siguieron los pasos aceptados internacionalmente para el aislamiento de partículas retrovirales. Sin ninguna sorpresa, en la banda
sedimentada a 1.16gm/ml de sucrosa, donde se sabe sedimentan los retrovirus, lo único que se encontró fueron restos celulares. A 1.16 gm/ml no había nada que se
pareciera a una partícula retroviral. Los investigadores no pudieron aislar al VIH, simplemente porque el VIH no estaba allí para ser aislado.

Se ha propuesto que todas aquellas sustancias que indican indirectamente la existencia del VIH, no sean material viral, sino que sean sustancias inducidas por los agentes a los cuales las personas "seropositivas", los enfermos de SIDA o los cultivos se han expuesto (31). Cuando se encuentran en las personas, estas sustancias hacen parte de los efectos químicos regulares de la respuesta al
estrés(82), secundarios a las exposiciones a agentes estresantes de origen químico, físico, biológico, mental y nutricional.

3.10. Es por lo tanto posible concluir que todo el modelo del SIDA como una enfermedad infecciosa, viral y contagiosa, tiene su base en un organismo inexistente. Es decir, que el fundamento de toda la concepción viral del SIDA es un fantasma.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

1. No existen datos científicos que puedan sustentar las siguientes creencias: que el SIDA sea una enfermedad infecciosa causada por un retrovirus donominado el VIH; que el SIDA sea una entidad contagiosa, transmitida por medio de los líquidos corporales tales como la sangre, las secreciones genitales y la leche materna; que un resultado positivo en la denominada "prueba del SIDA" sea indicativo de infección con el VIH; que una vez positivo en la "prueba del SIDA" el individuo desarrollara el SIDA; que una persona "seropositiva" en la "prueba del SIDA" puede prevenir el desarrollo del sindrome usando medicamentos
anti-retrovirales; que el uso de drogas anti-retrovirales puede prevenir la transmisión del VIH de una mujer embarazada a su hijo; que el SIDA puede tratarse con medicamentos anti-retrovirales; que el uso de dorgas
anti-retrovirales es seguro y libre de efectos secundarios serios; y que por todo lo anterior, es racional tratar o prevenir el SIDA con medicamentos anti-retrovirales.

Todas estas no son más que suposiciones teóricas sin ninguna validez científica.

2. Por el contrario, hay muchos hechos científicos que indican cómo: las pruebas usadas en el diagnóstico de la "infección VIH" son extraordinariamente inadecuadas; que ser "VIH positivo" no indica que la persona esté infectada con el VIH; que hay más de 70 razones diferentes para tener un resultado positivo en la llamada "prueba del SIDA"; que la transmisibilidad y la contagiosidad del SIDA no son reales; que el riesgo de desarrollar el SIDA después de ser
"seropositivo" es desconocido; que el VIH no es la causa del SIDA; que el VIH ni siquiera parece existir; que lo que se conoce como SIDA es un sindrome tóxico y nutricional; que todas las drogas anti-retrovirales como el AZT, los inhibidores de proteasa y otros, son altamente tóxicos para los humanos; que los medicamentos anti-retrovirales pueden por si mismos causa el SIDA; que las mujeres embarazadas, los recién nacidos y los niños, son mucho más vulnerables a
los efectos tóxicos de estos medicamentos.

3. La información científica analizada acá demuestra que no solamente es irracional sino también antiético tratar o prevenir el SIDA con drogas anti-retrovirales tóxicas.

Además, está en contra del sentido común tratar o prevenir una condición tóxica con más toxicidad.

4. El tratar o prevenir el SIDA con medicamentos anti-retrovirales es además una violación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El Artículo 5 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que:


"Nadie debe ser sometido a un tratamiento o pena en forma inhumana, cruel o con tortura".

Por lo tanto nadie tiene derecho a "someter a las personas con VIH o con SIDA a tratamiento inhumano así éste sea realizado en el mejor interés de la comunidad".

5. Como consecuencia, el uso de medicamentos anti-retrovirales para tratar o prevenir el SIDA, debe ser suspendido inmediatamente. El daño causado por estos tratamientos irracionales tiene serias implicaciones
legales. Las posibilidades de demandas y compensaciones monetarias son cada vez más claras".

6. De igual forma, es urgente el replanteamiento de toda la concepción del SIDA como una enfermedad infecciosa y transmisible.

7. Las personas tienen el derecho a conocer ambos lados de la historia, especialmente cuando ellas deben tomar decisiones relacionadas con su propia salud. El no informar acerca de los hechos mencionados en este artículo, es una
violación seria del derecho del individuo al consentimiento médico bien informado.

"La autodeterminación" y "la autonomía" han sido reconocidas, en efecto, como valores morales fundamentales por las leyes de EU yse aplican en forma rutinaria al contexto médico. En el caso Schloendorfff de 1914, el juez Nenjamin Cordozo opinó: "Todo ser humano adulto y racional tiene el derecho a determinar lo que debe hacerse con su propio cuerpo"

Los requisitos para el consentimiento informado son los siguientes:

1) El practicante debe proveer toda la información, incluyendo los riesgos y los beneficios que una persona razonable necesita conocer para poder tomar una
decisión.

2) La persona que va a dar su consentimiento debe ser competente y capaz de entender la información facilitada.

3) El consentimiento debe ser hecho en forma voluntaria y sin ninguna coacción". Es el deseo y la esperanza de los autores de este artículo que los argumentos científicos contenidos en él puedan alertar a las personas acerca de la otra cara de la historia.

NOTA: El doctor Roberto Giraldo M. es médico internista egresado de la Universidad de Antioquia, con especialización en Londres. Reside en Nueva York.
Pertenece al Grupo de Replanteamiento de la teoría SIDA/VIH. Es miembro activo de la FUNDACION ARTE Y CIENCIA de Medellín. El documento hace parte de un artículo más extenso que será publicado por la Revista Continuum, de Londres, escrito por el doctor Giraldo, en compañía de Michael Ellner (Hipnoterapista Clínico. Ministro, Presidente de HEAL-NY), Celia Farber (Periodista, miembro de la Junta Directiva del Grupo por el Replanteamiento Científico de la Hipótesis VIH/SIDA, NY), Barnett J. Weiss (Trabajador Social, Miembro de la Junta D. de HEAL, NY), Francis R Buianouckas (Ph.D. Profesor de Matemáticas, Miembro Directivo y Consejero Científico de HEAL, NY), Tom DiFerdinando (Fisioterapeuta Alternativo, Director Ejecutivo de HEAL, NY), Ray Vagg (Activista por la causa
de la erradicación del SIDA, Miembro Directivo de HEAL, NY) y Edward A. Lieb (Productor del Programa de Televisión "El Sentido del Bienestar", Directivo de HEAL, NY).

Los Agentes Estresantes Inmunologicos son la Verdadera Causa del SIDA

Resumen de conferencia presentada en el seminario organizado por la Union por Soluciones Alternativas para el sida (USAS).

Miami, Florida Septiembre 9 de 2001

1. El VIH no puede ser la causa del sida

Existen suficientes hechos científicos que indican como el denominado virus de la inmunodeficiencia humana o VIH, no cumple los requisitos de la epidemiología, los de la biología, ni los del sentido común para ser la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida o sida.

El VIH no es ni necesario, ni suficiente, ni siempre antecede al desarrollo del síndrome. Así lo constatan los miles de casos de sida que son VIH negativos y toda una multitud de personas absolutamente sanas y que nunca desarrollan sida, a pesar de ser VIH positivas. Además, hay muchos individuos que primero desarrollan inmunodeficiencia y sólo después se tornan VIH positivos.

El VIH no es un virus patógeno y por lo tanto no puede explicar las alteraciones inmunológicas, ni la patogénesis ni la historia natural del sida. Aún más, existe una abundante documentación objetiva que señala como lo que conocemos como VIH, ni siquiera parece que sea un virus con existencía real. El VIH jamás ha sido aislado o purificado
partícula viral libre e independiente.

Debido a que nunca ha podido demostrarse que el VIH destruya al sistema inmune y cause el sida, los investigadores que defienden entusiasticamente al VIH como la causa del síndrome, proponen a una grán variedad de agentes como cofactors o ayudadores del VIH en la génesis del sida. Sin embargo, esos cofactores; son por sí mismos agentes inmunosupresores y generan sida sin necesidad de la presencia del VIH.

Prefiero llamar a esos cofactors agentes estresantes inmunológicos. Los siguientes son algunos de los agentes inmunosupresores que han sido reportados como cofactoresdel VIH: Alcohol, cocaína, heroína, marihuana, cigarillo, anfetaminas, nitritos volátiles como los denominados poppers, contaminantes químicos del medio ambiente, alergenos, citomegalovirus, virus herpes tipos 1, 2 y 6, herpes zoster, virus de Epstein Barr, adenovirus, otros
retrovirus, virus de las hepatitis A, B y C, papovavirus, micoplasmas y otros superantígenos, tuberculosis, lepra, malaria, tripanosomiasis, filariasis y otras enfermedades tropicales, enfermedades de transmisión sexual, sémen,
sangre, factor VIII de la cuagulación, ansiedad, depresión, pánico, insomnio, falta de reposo, ejercicio extenuante, malas condiciones sanitarias, pobreza, malnutrición y varias deficiencias vitamínicas.

El estudio cuidadoso de la literatura científica permite concluir por consiguiente, que el sida no es una enfermedad infecciosa y que tampóco se transmite sexualmente. La transmisión del sida de la madre al feto o a través de la leche materna son simples mitos o suposiciones sin ninguna evidencia objetiva. La transmisióndel sida por la sangre supuestamente infectada con el VIH, tampóco es cierta.

2. Las verdaderas causas del sida

La circunstancia realmente nueva que rodea a todos los grupos de personas que con mayor frecuencia desarrollan el sida, es su exposición exagerada en las últimas decadas, a una variedad de agentes estresantes inmunológicos.

Lo nuevo en algunos sectores de la comunidad homosexual de los países industrializados es el uso de afrodisíacos y drogas sicoactivas iniciado en la decada del setenta. En el Africa, el Asia y el Caribe las circunstancias nuevas son los niveles insoportables de pobreza a que han sido
sometidos sus habitantes. Nunca antes la pobreza habia sido tanta y tán generalizada y la riqueza tanta y tán concentrada en las manos de unos pócos.

Los agentes estresantes varían por lo tanto de persona a persona, de grupo a grupo y de continente a continente. En los paises industrializados las drogas sicoactivas son el principal factor de riesgo para el sida.

En cambio, en los paises subdesarrollados la pobreza con todas sus consecuencias como la malnutrición, infecciones y parasitos son el principal factor de riesgo para el sida.

Coincidencialmente, el sida aparece en distintos y distantes grupos de personas en la segunda mitad del siglo veinte, en un momento cuando el sistema inmune de los humanos ya esta saturado y se ha deteriorado seriamente, debido a exposiciones involuntarias a través de las condiciones de vida - a que son sometidas las personas - y a veces voluntarias a través del estilo de vida - a
que son forzados -, a agentes estresantes para el sistema inmunológico .

En las últimas decadas, estos agentes estresantes han estado en aumento constante tanto en cantidad como en variedad, en todo el planeta. Las posibilidades del sistema inmune no son infalibles ni infinitas. Ellas tienen
limites. El sida es el peor estado de deterioro al que puede llegar el sistema inmune de las personas. En el sida otros sistemas corporales se encuentran también seriamente deteriorados. Con el sida se inaugura por lo tanto, una nueva época en la historia de las enfermedades del hombre.

El incremento de agentes estresantes en el ecosistema humano, está poniendo en serio peligro la preservación de nuestra especie. El sida es una campana de alerta. Sin embargo, el VIH no permite ver la grave situación en que se
encuentra sumida la especie humana.

Abundantes hechos reales indican, como una variedad de agentes estresantes para el sistema inmune, de origen químico, físico, biológico, mental y nutricional, son los verdaderos agentes etiológicos o causales del sida.

Los agentes estresantes actuan por sí mismos o estimulan la producción de radicales libres del tipo de los agentes oxidantes, los cuales causan daño entre otras muchas, a las células y a las funciones inmunocompetentes.

Esta es la razón por medio de la cual los agentes
antioxidantes tienen un papel crucial en el tratamiento y en la prevención del sida.

3. Propuesta de definición para el sida

Para evitar continuar confundiendo a las personas de que VIH y sida son una misma cosa; y como lo que se conoce como VIH no es la causa del sida y además, como nunca se ha demostrado que sea un virus real, la palabra VIH debe quitarse de toda definición del sida. Puede y debe entenderse al sida como la más severa de todas las inmunodeficiencias adquiridas, debida a exposiciones múltiples, repetidas y crónicas a agentes estresantes para el sistema inmune, y cuya distribución varía dentro de los grupos de personas que con mayor frecuencia desarrollan el síndrome.

Los agentes estresantes inmunológicos ejercen efectos
inmunotóxicos, inmunogénicos o ambos, los cuales generan un estado de estrés oxidativo en las celulas inmunocompetentes y en las reacciones metabólicas del sistema immune. El deterioro progresivo y continuo del trabajo del sistema inmune, lleva al individuo a un déficit severo de las funciones inmunológicas de defensa, homeostasis, y vigilancia, con la subsiguiente aparición simultanea de infecciones, neoplasias y alteraciones metabólicas. El
colapso del sistema inmune causa eventualmente la muerte del individuo.

4. Tratamiento y prevención del sida

Este enfoque del sida como entidad tóxica, nutricional y oxidativa permite que pueda tratarse, prevenirse y erradicarse en forma efectiva, fácil y barata.

Para el tratamiento del sida deben aplicarse los principios básicos del tratamiento de las enfermedades tóxico-degenerativas crónicas: Debe suspenderse al máximo posible la exposición a agentes estresantes, desintoxicar los organos y sistemas intoxicados y estimular al sistema inmune.

Medicamentos tales como el AZT, inhibidores de proteasa y otros antiretrovirales similares, deben eliminarse del tratamiento y de la prevención del sida, debido
a que son agentes inmunotóxicos que potencialmente pueden contribuir a generar el síndrome. Tampóco tiene sentido utilizar medicamentos para impedir la replicación del VIH, puesto que nunca se ha demostrado científicamente que éste tenga algún papel causal en la patogénesis del sida.

Además, es absurdo tratar de destrir a un virus cuya esistencia jamás se ha demostrado. El control y la erradicación del sida son fácilmente posibles y ello depende del que se eviten las exposiciones a agentes estresantes inmunológicos, se desintoxique al individuo y se estimulen los organos y sistemas debilitados.

Los programas y campañas actuales de prevención del sida, basados fundamentalmente en el denominado;sexo seguro, con distribución generalizada de condones, no sólo no han logrado disminuir las cifras del sida, sino que han
promovido la promiscuidad. Igualmente las campañas estadounidenses de regalar jeringas limpias - sin VIH - a los drogadictos, además de ayudar a generar el sida, estimulan la drogadicción y el tráfico de drogas. Todas las drogas sicoactivas que se introducen al cuerpo por cualquier vía, son inmunotóxicos potentes.

5. Las pruebas para VIH no son adecuadas

Las denomidas pruebas para el VIH - ELISA, Western blot, Carga Viral - no son sensibles ni específicas para detectar infección pasada o reciente con el VIH.

Mientras no se haya aislado y purificado al VIH, no se puede garantizar que los resultados positivos en estas pruebas indiquen infección por el VIH. Las personas que reaccionan positivamente en estas pruebas no están infectadas con el virus que supuestramente causa el sida. Estas personas reaccionan positivamente en dichas pruebas, por haber estado expuestas a muchos retos antigénicos y tóxicos y muy probablemente sus sistemas inmunes estan oxidados y debilitados y ésta es la razón por la cual estas personas tienen un mayor riesgo de desarrollar el sida.

Lo que conocemos como VIH es entonces un marcador de inmunodeficiencia pero no es la causa del sida, antes por el contrario, el fenómeno VIH es una consecuencia de la patogénesis del sida.

6. Por qué se cometió el error acerca de las causas del sida.

Este error se cometó debido en parte al exceso de teoria infecciosa o prejuicio microbiológico en la mente de investigadores, profesionales de la salud, periodistas y en el público en general. Este prejuicio proviene de la
exageración de la teoria germinal promulgada por Pasteur y Koch, la cual brindó a su tiempo beneficios a la medicina. Desafortunadamente, hoy se sigue pensando como a finales del siglo XIX, que todo es infeccioso, que todo se contagia y que debe haber un microbio que lo cause.

El mundo se preparó a través de un siglo de pánico a los microbios, para cometer el error acerca de la etiología del sida. No había manera de evitarlo.

Otro de los hechos que mas favoreció llegar al error cometido está en las fallas de la metodología investigativa, es decir, en el incumplimiento de los
requerimientos epidemiológicos. Ninguno de los postulados en que se basa la teoría infecciosa del sida cumple los requisitos del metodo investigativo. Ninguna de las bases de la hipótesis VIH-sida, ha sido demostrada a nivel objetivo. No son mas que simples suposiciones
teóricas creadas por las mentes de los generadores de esa teoría.

Prácticamente, el mundo entero se acostumbró a creer todo lo que nos dicen los llamados hombres de ciencia. Infortunadamente en la actualidad, la capacidad
crítica y de cuestionamiento de las personas es precticamente nula. No se piden las pruebas necesarias para las afirmaciones aparentemente científicas y con frecuencia los asuntos de la ciencia se definen en ruedas de prensa.

La peor epidemia que sufre el mundo contemporaneo, es una epidemia de crísis en la metodología científica (53). Ella es mucho más grave y extensa que la epidemia del sida. La creencia internacional de que el sida es una enfermedad
infecciosa y de transmisión sexual, es una de las consecuencias de la crísis del método científico.

Y sobrevendrán más consecuencias, a no ser que corrijamos el rumbo y tomemos una vía pavimentada con una metodología investigativa autenticamente objetiva.

La corrupción en todas las esferas de la sociedad es otro factor que ayudó a que se cometiera el error y lo perpetua.

Muchos investigadores trabajan no por el interés de servicio a sus semejates, sino por conseguir fama,
reconocimientos y premios. Ademas, se ha creado una industria del sida muy rentable y aquellos que se
benefician de ella, se oponen y se opondrán con todas sus fuerzas a que se corrija el rumbo.

La comunidad científica se ha equivocado muchas veces en el último siglo al considerar infecciosas muchas enfermedades que no lo son, como sucedió con la pelagra, el escorbuto y el beriberi, para mencionar sólo algunos ejemplos.

El error cometido esta vez con el sida, tiene una magnitud muchisimo mayor por las repercusiones catastróficas sobre miles de personas que sufren de éste síndrome tóxico/nutricional, en diferentes grupos sociales de todos los continentes. La culpabilidad del error cometido con el sida, recae sobre algunos pócos investigadores e instituciones de salud del gobierno de los Estados Unidos.

La mayoría de las personas el mundo, simplemente le creyó a los hombres de ciencia.

7. Conclusiones

Esta hipótesis tóxico/nutricional del sida resuelve todos los problemas que la hipótesis infecciosa/viral no ha logrado resolver, a pesar de las millonarias sumas invertidas en investigación, prevención y cuidado de los pacientes.

El sida es el peor estado de deterioro al que puede llegar el sistema inmune de las personas. En el sida otros sistemas corporales se encuentran también seriamente deteriorados. Con el sida se inaugura por lo tanto, una nueva época en la historia de las enfermedades del hombre.

El incremento de agentes estresantes en el ecosistema humano, está poniendo en serio peligro la preservación de nuestra especie. El sida es una campana de alerta. EL VIH encubre y no permite ver el peligro en que se encuentra sumida nuestra especie.

El análisis, entendimiento y resolución del error cometido acerca de la causa del sida, obligará a las autoridades médicas mundiales a replantear sus tácticas y estrategias en el cuidado de la salud de las personas. Cuestionará, hará diagnósticos y planteará soluciones a las formas injustas como se relacionan socialmente los hombres de la sociedad moderna, y que en última instancia son
las responsables de la existencia del sida.

El salir de la crísis es un problema que compete a todos:

La gravedad de ésta situación exige que actuemos en consecuencia y con resolución.

POR FAVOR FIRMA NUESTRO LIBRO DE VISITAS

TODA LA INFORMACION QUE APARECE EN ESTA PAGINA SE OFRECE A CUALQUIER PUBLICO DE MANERA TOTALMENTE GRATUITA,

RECONOCEMOS EL GRAN MERITO DEL TRABAJO Y ESFUERZO DE LOS AUTORES DEL MATERIAL QUE AQUÍ SE PUBLICA. SE RESPETAN TODOS LOS DERECHOS INTELECTUALES DE LOS AUTORES Y SUS TITULARES.