Make your own free website on Tripod.com
Tratamiento y Prevención del SIDA

HOME

La Realidad Del SIDA
Experto Mundial
Porque Nadie Sabe?
Cómo funciona el AZT?
Un Mal Diagnostico
Medicinas que Matan
Médicos tercer causa de muerte en EE.UU.
Metodo Cientifico
Tratamiento y Prevención del SIDA - I
Tratamiento y Prevencion del SIDA - II
Estudios Clinicos
Testimonios
Factores de Transferencia
Ayuda
Aviso Legal
Estudios Clinicos

Premio Nobel de Quimica niegas las casusas del SIDA en Congreso Internacional Sobre Investigacion Climica

MULLIS NIEGA LA CAUSA DEL SIDA EN EL CONGRESO DE INVESTIGACION CLINICA

Premio Nobel de Química por el "destornillador" de los biólogos

Mullis, de 49 años, era en 1985 un químico que se dedicaba desde hacía poco a la química del ADN. "Tuve la suerte de estar en el momento justo en el lugar adecuado y de estar despierto", afirma respecto a su descubrimiento de la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), "el destor-nillador del biólogo", que al amplificar mucho el material gené-tico permite hacer cosas antes imposibles de lograr. A pesar de esta modestia, Mullis reconoce que en cuanto tuvo en sus ma-nos los primeros resultados supo que iba a ser famoso y a lo-grar algún día el premio Nobel, "porque resolví dos pro-blemas, la escasez del ADN y la dificultad de diferenciarlo". "Lo que me extrañaba era cómo no se le había ocurrido antes a otro y, ya que yo era relativamente nuevo en el campo, tuve que volver atrás y comprobar todo", recuerda, al tiempo que reflexiona sobre los extraños caminos de la creatividad hu-mana.

Dedicado ahora a escribir, "aunque el premio Nobel me lo impide en los últimos meses", Mullis es conocido también por un cierto grado de heterodoxia y excentricidad, que ha influido en el retraso con que, a juicio de muchos científicos, se ha reconocido con el Nobel su fundamental avance. Jame Watson, coautor de otros descubrimiento básico, el de la estructura de doble hélice del ADN, declaró, con motivo del 40 aniversario de este hecho, que era una vergüenza que no se hubiera reco-nocido ya.

ADN de los famosos

Mullis dejó Cetus, la firma de California donde trabajaba cuando descubrió la PCR, y fundó una empresa para comer-cializar muestras amplificadas de ADN de famosos. Su último empeño es demostrar que el virus del SIDA no es el causante de este síndrome, con lo que se añade a un enorme grupo de científicos, de los muchos son especialistas en virología, que sostiene esta opinión en contra de los datos epidemiológicos. Para ello Mullis no ha dudado, según dijo, en cambiar el tema sobre el que se iba a dirigir, patrocinado por una empresa farmacéutica a los más de 1,000 científicos del congreso.

Para Mullis, el tema del SIDA es el reflejo de toda una forma de funcionar de la ciencia en la actualidad, que incluye a los propios científicos, convertidos en ciudadanos de clase media que tienen que ganarse la vida, a los medios de comunicación y a los políticos. "Han obligado sin razón a la gente a cambiar sus hábitos por miedo a contraer una enfermedad mortal. Como científico tengo que demostrar las cosas, no creer en ellas".


EL SIDA NO ES NUEVO

Los casos de SIDA sin VIH no son una novedad. En la literatura médica, se ha estado informando acerca de ellos desde 1989. Desde este año, se han verificado ca-sos no infectados durante extensos períodos (de 6 me-ses a varios años) empleando ELISA, Estern Blott y PCR. Los pacientes habían desarrollado cantidades bajas de CD4, Sarcoma de Kaposi, Candidiasis sistémica, tubercu-losis sistémica, tuberculosis sistémica, trombocitopenia y otras infecciones oportunistas, explica el Dr. Robert Root Bernstein, Profesor de Fisiología de la Universidad de Mi-chigan (Root Bernstein, 1990, Pers. Biol. Med., 33:480).

En la literatura médica, se pueden encontrar también, ya desde 1872, casos que encajan en la definición exacta de SIDA del CDC de los EE. UU., mucho antes de cuando se supone surgió el supuesto "VIH" (Huminer et al., 1987, Rev. of Inf. Dis., 9:1102).

La cantidad de casos sin VIH es significativa. Hasta 1989, el CDC informó que el 5% de todos los pacientes de SIDA de los EE.UU. a los que se había sometido a pruebas de detección del VIH daban negativo. Desde 1989, el CDC no ha querido proporcionar cifras

La existencia de SIDA sin VIH demuestra que el VIH no es causa necesaria de la inmunodeficiencia adquirida. Esto no excluye que el VIH tenga alguna función en la mayoría de casos de SIDA, pero significa también que el VIH no es el principal agente inmunosupresor en el SIDA

Si otros agentes inmunosupresores distintos del VIH pueden producir SIDA en personas sin VIH, entonces también pueden producirlo en las personas infectadas de VIH. En esencia, todos los pacientes de SIDA están expuestoa a la vez a varios riesgos de inmunosupresión. El reconocimiento público del SIDA sin VIH hace insiste-nible el no reconsiderar la idea de que estos agentes sean suficientes pos sí mismos para causar SIDA.

Es imposible que la causa del SIDA sin VIH sea un virus nuevo y antes desconocido, relacionado con el VIH.

Dada la cantidad de trabajos realizados sobre el VIH en los años anteriores, la posibilidad de que casi todos los laboratorios del mundo hayan pasado por alto un nuevo virus linfotrópico relacionado con el SIDA es re-mota.

Es mucho más probable que los casos de SIDA sin VIH se deban a factores inmunosupresores conocidos que los investigadores ortodoxos no hayan considerado antes significativos.

La Terapia de Oxigenacion Hiperbarica

RADICALES LIBRES,ESTRESANTES CELULARES Y SIDA

Por Angel Gracia, PhD, NCN, E-MD

Desde el punto de vista semántico, en el idioma español, está muy arraigado el concepto de estrés a la hora de referirse al estrés mental. Es decir, la falta de adaptación del organismo a la velocidad de los acontecimientos que le rodean. Y hay un estrés mental positivo y otro negativo. El estrés positivo está al servicio de un acto útil de la persona. Mientras que el estrés negativo no colabora con la utilidad y el beneficio para la per-sona, más bien lo entorpece.

Pues bien, con el estrés celular sucede lo mismo. Nosotros estresamos a la célula cuando sometemos su equilibrio homes-tático a la acción de factores que lo rompen y desequilibran. Y, por lo tanto, la célula no se adapta a la intensidad de ciertas a-gresiones.

Especialmente, a la de los radicales, que son la con-secuencia de un proceso fisiológico -positivo- que se puede transformas en patológico -negativo-, dependiendo de las cir-cunstancias y la adaptación de la célula a ese desequilibrio ho-mestático, para el que el organismo tiene mecanismos de com-pensación, como lo son la regulación automática del Ph (aci-dez-alcalinidad) y la temperatura, por citar algunos. La acidez es el peor enemigo de la salud.

Un radical libre es un átomo, o un conjunto de átomos que tienen, por lo menos, un electrón libre. Los elementos que son que son de carta negativa, generalmente se encuentran en pa-res. Cuando un electrón es impar, los átomos de otras molécu-las del organismo, fácilmente se pueden ligar con él a través de una reacción química. Si esto sucede en cierta cantidad, se puede llegara tener un efecto oxidativo peligroso para la vida celular. La vida de los radicales es efímera, pero sus posterio-res pueden ser irreparables. Hay algunos radicales que actúan favorablemente para el organismo porque destruyen gérmenes -virus, bacterias-, y se les considera como normales, pero es-tán en pequeñas cantidades. Otros pueden estar involucrados en la producción benéfica de ciertas enzimas y hormonas. También son utilizados en la producción de energía. El mismo colesterol es oxidado por los radicales libres del oxígeno (02) lo que permite que otras células del torrente circulatorio lo absor-ban. En realidad lo que hacen es "enranciar" el colesterol y ha-cerlo apetecible a otras formas celulares que son atraídas por ese enranciamiento. La oxidación tiene la tendencia hacia la entropía (desorden-anarquía). Si no fuese por esa apetencia de los átomos de oxígeno impar -electrones- a fijarse en otras moléculas, no estaríamos vivos. En todo lo que es biología los beneficios o los perjuicios, dependen de la: dosis.

En este proceso de oxidación lo que sucede es que hay áto-mos de oxígeno (02) muy inestables que, por ser impares en su número de electrones, se ligan, para buscar su estabilidad, con otros átomos a los que oxidan. Incluidos los del ADN. Esa oxidación incontrolada conduce a la enfermedad y, en muchos casos, al cáncer.

Cuando se forman radicales en grandes cantidades, los da-ños son severos, y se presenta un fenómeno en el que los ra-dicales libres llaman a la a la producción de más radicales li-bres, y éstos a más radicales libres, y así casi indefinidamente, si no se interrumpe el proceso. Hay muchos factores que conducen a la producción de radicales en el organismo como: las radiaciones, la polución ambiental, el humo del tabaco, o el de los automóviles. Y, especialmente, las dietas denominadas chatarra, o que abusan de las grasas y las proteínas animales, así como los preservativos, colorantes y aditivos de las comidas envasadas.

Los alimentos que contienen los nutrientes imprescindibles para el funcionamiento orgánico, deben ser digeridos y absorbidos para posteriormente, con el oxígeno oxidarse y crear la energía necesa-ria para ese funcionamiento. En este proceso oxidativo, las molé-culas de oxígeno que contienen electrones impares son liberadas. Y como ya se expuso, estos átomos impares se van a ligar, por ejemplo, con los fosfolípiodos de la membrana celular, creando problemas a la homeostasis y al ADN del núcleo celular. Lo que dará origen a mutaciones y al cáncer posterior. Especial afinidad tienen los radicales libres por las grasas, por lo que una comida rica en grasas será más apetecida para la oxidación y creará más problemas que los provenientes de la oxidación de los alimentos proteínicos, o de los hidratos de carbono. Al freír las grasas la can-tidad de radicales que se producen son considerables, ya que la oxidación favorece el incremento de los radicales libre. En el pro-ceso del metabolismo de los alimentos se producen cantidades in-gentes de radicales libres, que aunque muchos de ellos son neu-tralizados, los que soportan la inactivación y quedan a la deriva ocasionarán grandes daños.

REDOX: OXIDO-REDUCCION

Dentro del proceso de oxidación hay que destacar el papel que juegan la actina y la miosina, en el fenómeno de la liberación y neutralización de los radicales libres. Una de las teorías más segui-das sobre el tema de la liberación de electrones en el proceso oxi-dativo, es la que se refiere a estas dos proteínas, que tienen gran actividad en la regulación de los procesos celulares, como la con-tracción muscular, la transmisión celular, la mitosis y otras. Los ci-clos de los cambios de las cargas eléctricas entre la actina y la miosina, regulan esos procesos. El mecanismo de la oxido-reduc-ción está mediatizado por compuestos de sulfuro que intervienen tanto en la etapa del dar, como en la de recibir electrones.

Durante la fase de oxidación, los átomos pierden electrones y energía. Y en la reducción, que es una etapa de relajamiento, los átomos ganan electrones y energía que es almacenada. El mismo efecto se produce en el ADN, tanto para su síntesis, como para su transcripción, todo lo cual permite la regulación genética. La rela-jación del sistema redox es la base de la recuperación de las célu-las. La relajación muscular y vascular, inducida por el proceso equilibrado de la oxido-reducción, es la mejor lucha contra el cán-cer. Por el contrario, el estrés oxidativo conduce al cáncer. La mis-ma homeostasis se ve influenciada por el fenómeno redox. Sin olvidar que tiene sus propios mecanismos de autorregulación (Pis-chinger).

El sistema actinamiosina y su estado REDOX, conforman el fac-tor unificador de: la función muscular, el impulso transmisor, el metabolismo, la actividad de la membrana celular y la división celular. Que son las verdaderas bases de la función biológica.

A propósito de la actina, recordamos que se encuentra en la membrana de todas las células y que su peso molecular, 41, -conocido como actina p41- es lo que se usa como la proteína-antígeno de la prueba del SIDA. Hay virus que tienen las mis-mas proteínas, y son iguales, que las que se encuentran en los trillones de células que componen a un humano, como lo es el caso de la p-41. Esta coincidencia es la que aprovecha el sta-tus científico para crear los falsos positivos a un virus imagina-rio que dicen causa el SIDA. Cuando hay una gran actividad estresante, por culpa de los factores nutricionales tóxicos, al-cohol, tabaco, drogas recreacionales y farmacéuticas (inhibido-res de las proteasas, de la transcriptasa revertida y los antibió-tico), la proteína p-41 de la actina, se encuentra en grandes cantidades en el organismo, porque se ha desprendido de las células sometidas al estrés oxidativo. Y en estas condiciones, cualquier persona a la que se le haga la prueba del SIDA, sal-drá falsamente positiva, sin necesidad de la presencia de nin-gún germen que, además, no se ha demostrado que exista (¿Dónde está en genoma?). Entonces, lo que los "científicos" consideran como un virus, son desprendimientos de la mem-brana celular de la proteína actina p-41. Confunden la actina con el "VIH" que inventaron y no existe. El test del SIDA lo único que demuestra es que hay una gran cantidad destructiva de las células que desprenden de su membrana grandes canti-dades de la proteína p-41 de la actina.

ANTIOXIDANTES

Antioxidante es una sustancia que destruye o inhibe la for-mación de oxidantes, es decir, de radicales libres. Dentro de cada una de las células del organismo está el glutatión que es un poderoso antioxidante. Su deficiencia es la causa de gran-des problemas para la célula que, si es invadida por los radica-les libres, ocasionará mutaciones en el ADN y la consecuente multiplicación desordenada de las células, el cáncer. Particular-mente sensibles a la falta del glutation son los linfocitos del sistema inmunológico, especialmente los T, responsables de la producción de los anticuerpos. Además, el glutation interviene en la síntesis del material genético y en la inactivacuión de los radicales libres, producto de la oxidación incontrolada.

Hay enzimas como la superoxido-dismutasa (SOD) y la cata-lasa que tienen efecto antioxidante. Los fito-antioxidantes, los flavonoides, los carotenos precursores de la vitamina A, y los tocoferoles de la vitamina E, son poderosos antioxidantes, sin olvidar a la vitamina C. Obtener antioxidantes de los vegetales es lo más recomendable. Para mayor información sobre los as-pectos de la nutrición y el SIDA recomendamos entrar en la di-rección electrónica "www.fre-news.org" y en "www.roberto giraldo.com".

Todos los nutrientes que se puedan conseguir a través de una orientación natural, se encuentran en la forma original, or-gánica y biodisponible -cantidades exactas incluidas las infini-tesimalmente pequeñas-, sin la intervención de la mano del hombre, en el agua de mar. ¡Y es gratis! Con una Asistencia Integral, un Cambio de Estilo de Vida racionales y el Agua de Mar, la prevención de las enfermedades y la conservación de la salud, están garantizadas. No hay pildoritas mágicas.

FACTORES ESTRESANTES INMUNOLÓGICOS QUE COLOCAN AL INDIVIDUO EN RIESGO DE SIDA

Grupo de alto riesgo y Agentes estresantes


Hombres homosexuales adictos

Drogas psicoactivas y afrodisíacos como los in-
a las drogas halantes a base de nitritos, enfermedades ve-néreas, otras infecciones, terapia antinfecciosa y antirretrovirales, estrés mental, malnutrición y semen.

Adictos a las drogas intravenosas

Drogas psicoactivas, infecciones, terapia anti-infecciosa y antirretroviral, estrés mental, mel-nutrición.

Alcohólicos y adictos a las drogas

Drogas psicoactivas, infecciones, terapia antiin-
no intravenosas facciosa y antirretroviral, estrés mental, malnu-trición.

Prostitutas

Semen, alcohol y otras drogas psicoacti- vas, enfermedades venéreas y otras infec-ciones, terapia antinfecciosa y antirretrovi-ral estrés mental y malnutrición.

Recién nacidos de madres

Drogas psicoactivas, infecciones congéni- adictas a las drogas, terapia antinfecciosa y antirretroviral
madres mal nutridas y malnutrición fetal.

Personas con hemofilia

Sangre, factor VIII, infecciones, terapia an-tinfecciosa y antirretroviral y estrés mental

Personas con sidafobia

Estrés mental y medicamentos supuesta-mente antisida incluyendo a los antirretro-virales.

Comunidades de África el Caribe y similares

Malnutrición, infecciones y parasitosis, te-rapia antinfecciosa y antiparasitarias y es-trés mental.

Afroamericanos e hispanoame-ricanos en Estados Unidos

Estrés mental, malnutrición, alcohol y otrasdrogas psicoactivas, infecciones y terapia antinfecciosa y antirretroviral.

Grupo de riesgo para el SIDA

Contaminación química, electromagnética,
relacionado con la ocupación biológica, mental y nutricional ocupacional,infecciones oportunistas y terapia antinfec-ciosa y antirretroviral.

Introduzca el contenido de soporte