Make your own free website on Tripod.com
helmet crest on black
Iglesia Catolica
Espacio Religioso

Home

Iglesia Catolica
Iglesia Mormona
Comunidad Islamica


Y Sión decía:
El Señor me ha abandonado,
el señor se ha olvidado de mí.
Pero, ¿Puede una mujer olvidarse del niño que cría,
o dejar de querer al hijo de sus entrañas?
Pues bien,
Aunque se encontrara alguna que lo olvidase.
¡YO NUNCA TE ABANDONARE!

*****


NADA TE TURBE

Nada te turbe, nada te espante,
todo se pasa, Dios no se muda;
la paciencia, todo lo alcanza;
quién a Dios tiene, nada le falta:
Solo Dios basta.

Santa Teresa de Avila

*****

¡Señor!

¡Haz de mí un instrumento de tu paz!
Donde haya odio, que yo lleve el amor.

Donde haya ofensa, que yo lleve el perdón.
Donde haya discordia, que yo lleve la unión.
Donde haya duda, que yo lleve la fe.
Donde haya error, que yo lleve la verdad.
Donde haya desesperación, que yo lleve la esperanza.
Donde haya tristeza, que yo lleve la alegría.
Donde haya tinieblas, que yo lleve la luz.

¡Oh Maestro!
Haz que yo busque más
consolar, que ser consolado;
comprender, que ser comprendido;
amar, que ser amado...

Porque
dando es como se recibe,
perdonando es como se es perdonado;
y muriendo es como se vive para la vida eterna
Amén.

San Francisco de Asís

*****

Hermosas oraciones a la Virgen María

Oraciones al Divino Niño Jesús

Novena a San Judas Tadeo

Nuestro Señor Jesucristo


Jesús mío, vengo hoy a pedirte la cura de mis recuerdos, de todo aquello que viví y quedó guardado en mi inconsciente y tú me conoces y sabes la causa de cada problema que traigo en mi interior.

Ven, Jesús, y cura estos recuerdos, los momentos en que me sentí rechazado, desanimado, ignorado hasta por aquellos que más amaba.

Cúrame de los sentimientos de odio, rencor, disgusto y falta de perdón que, muchas veces, se reflejan en mi cuerpo, causando dolores y enfermedades físicas. De los momentos de peligro que viví y que me tornaron una persona miedosa e insegura, cúrame, Señor.

¡Oh Señor, son tantos los traumas y marcas que traigo en mi mente...y sólo Tú puedes curarme! Por eso Te pido: lava mi mente en tu sangre, dame tu cura y lléname de tu paz.

Desde ahora, Te alabo y agradezco, pues creo que estás actuando en mí ahora y que será, en Ti, una nueva criatura. ¡En el poder de tu nombre, Jesús!
¡Amén!

Links recomendados:

Catholic.Net

El Vaticano

Encuentra.Com

Enciclopedia Catolica

Asociacion Catolica Internacional

* Esta pagina no tiene fines de propaganda ni de controversia religiosa.