Make your own free website on Tripod.com
DEFIENDE TU SALUD
La Realidad Del SIDA

Home

El Juramento Olvidado
DERECHOS DE LOS ENFERMOS
Alternativas Contra el Cáncer
La Realidad Del SIDA
LAS PRUEBAS USADAS EN EL DIAGNOSTICO DEL VIH NO SON ADECUADAS
Te matan con todo y SIDA
TRATAMIENTO Y PREVENCION DEL SIDA
Hepatitis C y Riñones
MIGRAÑA Y DOLORES DE CABEZA
Algo Sobre el Lupus
Proximamente
Vínculos relacionados
AYUDA Y CONTACO
LIBRO DE VISITAS

VERSION ESTENOGRÁFICA DE LA ENTREVISTA CONCEDIDA POR ROBERTO GIRALDO, DOCTOR ESPECIALISTA EN EL TEMA DEL SIDA, AL PERIODISTA SERGIO SARMIENTO, CONDUCTOR DEL PROGRAMA "LA ENTREVISTA CON SARMIENTO", DE TV AZTECA.

Esta es una entrevista de Sergio Sarmiento a Roberto Giraldo, doctor especialista en el tema del SIDA, realizada a finales del 98, pero que "MISTERIOSAMENTE" no se le ha dado difusión alguna. Léela y saca tus conclusiones.

SERGIO SARMIENTO: Hola amigos, qué tal, sean ustedes bienvenidos a La Entrevista. Hoy tenemos con nosotros a Roberto Giraldo, especialista en el estudio del SIDA. Roberto Giraldo nació en Medellín, Colombia, en el
año de 1944; estudió medicina en la Universidad de Antioquía, en Medellín, en donde realizó también su especialidad de medicina interna; posteriormente obtuvo una maestría en Medicina Clínica Tropical en la Universidad de Londres; por más de 30 años el doctor Giraldo se ha dedicado a actividades de investigación científica y académica, en enfermedades infecciosas tanto en Colombia como en los Estados Unidos; actualmente trabaja en el Departamento de Inmunología del Cornell Medical Center de Nueva York; durante los últimos años se ha dedicado en especial a estudiar el SIDA.

Doctor Giraldo gracias por estar aquí en La Entrevista, más que sé que ha hecho un viaje muy largo para poder estar aquí. Sus teorías al respecto del SIDA son sumamente controvertidas, usted rechaza muchas de las ideas convencionales al respecto de esta enfermedad, ¿exactamente qué es lo que cuestiona usted?

ROBERTO GIRALDO: Todo, todo lo que se ha dicho del SIDA está
equivocado, no es el planteamiento que yo hago y los demás científicos que pertenecen al grupo que yo pertenezco; creemos que toda la información que se nos ha dado sobre el SIDA está equivocada. El SIDA no es una enfermedad infecciosa, no se transmite sexualmente, no se contagia, no es producida por un virus y el virus del SIDA ni siquiera parece que exista.

SERGIO SARMIENTO: Está usted cuestionando virtualmente toda la literatura científica sobre el tema del SIDA.

ROBERTO GIRALDO: Yo creo que sé y soy consciente que todo esto es muy delicado, pero esta discusión va a ser la discusión científica más interesante en este siglo y del próximo siglo.

SERGIO SARMIENTO: ¿Qué lo ha llevado a cuestionar estas ideas convencionales al respecto del SIDA?

ROBERTO GIRALDO: 35 años de mi vida los he dedicado a estudiar inmunodeficiencia, desde que era un estudiante de medicina comencé a estudiar el por qué a las personas les daban enfermedades infecciosas. Para que existan enfermedades infecciosas siempre debe haber una inmunodeficiencia. Entonces cuando estudié en Londres, por ejemplo, hace 25 años, comencé a estudiar el sarcoma de Kaposi en África, porque se sabe que donde hay sarcoma de Kaposi hay inmunodeficiencia, es como un indicador de inmunodeficiencia, entonces me inicié a estudiar el sarcoma de Kaposi y más adelante estudié en la comunidad de hemofílicos, porque en el SIDA sabemos desde hace muchísimos años que los hemofílicos tienen un sistema
inmune más deteriorado, y en esa forma fue como en el 75 comencé a estudiar algunos libros y artículos sobre la comunidad homosexual americana, porque hay algunos informes, alguna literatura, que explicaba que los homosexuales de Estados Unidos eran más propensos a infecciones y tumores, si eso era cierto mi interés era que se trataba de un grupo que estaba sufriendo de algún grado de inmunodeficiencia.

Entonces comencé en el año de 75 a estudiar las prácticas, el estilo de vida de la comunidad homosexual para ver qué había en grado que estuviera permitiendo que hubiera una inmunodeficiencia, y eso es lo que nos llevó inclusive a plantear en el año 77-78, en Colombia, unos ocho años antes
de que apareciera el SIDA, planteé en mi universidad de que el estilo de vida que había comenzado en la década del 70, en los bares gay norteamericanos, del uso de drogas y afrodisiacos, en una cantidad de prácticas sadomasoquistas y de uso de cocaína y otras drogas para el acto sexual, si este tipo de actividades continuaban en ciertos sectores de la comunidad homosexual, indiscutiblemente se iba acabar el sistema inmunológico de los homosexuales.

SERGIO SARMIENTO: Ahora, bien, usted está diciendo que no es una enfermedad infecciosa y que no existe el virus de inmunodeficiencia adquirida, esas son dos ...

ROBERTO GIRALDO: Dos cosas completamente distintas.

SERGIO SARMIENTO: Vamos a ver, ¿qué nos indica que no sea una enfermedad infecciosa?

ROBERTO GIRALDO: Si el SIDA fuera una enfermedad infecciosa
violaría todas las normas de las enfermedades infecciosas. Le voy a explicar, por ejemplo, para que una enfermedad sea infecciosa el agente infeccioso, o sea el virus o la bacteria deben entrar al cuerpo humano antes que la enfermedad aparezca, pero en muchos casos de SIDA a la persona primero le da inmunodeficiencia y meses o años más tarde es que aparece la prueba positiva para lo que se llama hoy día el virus del SIDA.

Por ejemplo, una investigación que se hizo en varias universidades americanas en parejas en que un miembro de la pareja era positivo y el otro miembro era negativo, se hicieron estudios para ver cuántas relaciones sexuales requería el negativo para volverse positivo, sin hacer sexo seguro y se encontraron cosas muy interesantes entre estas personas que se les hacían exámenes de sangre cada mes, y se comenzó a observar que a los negativos primero se les bajaban los linfocitos, primero les daba inmunodeficiencia y meses o años después eran que aparecían las pruebas positivas. Esto indicaría que primero le daba la enfermedad y luego le entraba la causa, y en enfermedades infecciosas
primero uno tiene que infectarse con la causa y luego le da la enfermedad, por ejemplo, para que a usted le de tuberculosis primero tiene que infectarse con el bacilo tuberculoso y después le da la enfermedad, para que a usted le dé amibiasis primero tiene que comerse los quistes y tiempo después comienza a tener la diarrea con moco, con sangre.

SERGIO SARMIENTO: Entonces aquí estamos viendo una enfermedad en la que primero se manifiesta la enfermedad y después aparece...

ROBERTO GIRALDO: En algunos casos, hay muchas otras cosas
controvertidas, por ejemplo, si el virus del SIDA fuera la causa del SIDA pero en los casos de SIDA debían tener el mismo virus, y hay una literatura científica hoy en día de 5 mil casos descritos de gente con SIDA que son negativos para lo que se llama el virus del SIDA. Por ejemplo, los investigadores del CDC, Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos, preocupados por la existencia de estas personas y que más patéticamente, demostraban que nuestra teoría era correcta, de que el SIDA no era una enfermedad infecciosa sino una enfermedad tóxica, decidieron de una forma descarada, arbitraria y violando las normas de la metodología científica, que esos casos de SIDA, sin VIH, no eran SIDA y les inventaron un nombre, lo denominaron linfocitopenia biopática de celdas TCD4, pero eso para nosotros es simplemente SIDA sin VIH.

SERGIO SARMIENTO: Usted está diciendo, y esto es importante, que no es una enfermedad infecciosa, que es una enfermedad tóxica, ¿qué significa esto?

ROBERTO GIRALDO: Significa que el SIDA existe, indiscutiblemente, es una enfermedad nueva, yo llevo estudiando inmunodeficiencias, como le decía, 35 años de mi vida y una inmunodeficiencia tan severa como la del SIDA no
existía antes.El SIDA es una enfermedad nueva que comienza en las década de los ochentas, a principios de los ochentas, o sea que sin ninguna duda que es una enfermedad nueva pero no quiere decir que sea infecciosa, es una enfermedad que puede ser tóxica.

Es que hay un problema, la mayoría de las personas en el mundo, los médicos, los profesionales de la salud, los científicos, e inclusive la gente común, y los periodistas tienen el concepto, a veces equivocado, de que todo lo que se riega se contagia y de que todas las enfermedades que se riegan son infecciosas, son contagiosas y eso no es cierto.

Por ejemplo, usted puede tener en un ejército o en un monasterio a la mitad de los monjes con una enfermedad con gripa, con tos y eso no indica que todos tengan un microbio, sino que puede ser que todos se intoxicaron o se expusieron al mismo tóxico y que ese grupo que se expuso
al mismo tóxico es en el que se manifiesta la enfermedad. O sea, que hay epidemia de enfermedades tóxicas que no son infecciosas.

SERGIO SARMIENTO: Estábamos hablando de lo que no es el SIDA, no es una enfermedad infecciosa, ¿entonces qué es, qué causa el SIDA, cuál es la causa real del SIDA?

ROBERTO GIRALDO: El SIDA es el máximo estado de deterioro a que puede llegar el sistema inmunológico del cuerpo humano por exposición a agentes tóxicos, yo lo llamo en el libro que acabo de publicar agentes estresantes.

Hay cinco tipos de agentes estresantes: agentes químicos, agentes físicos, agentes biológicos, agentes mentales y agentes nutricionales. En las últimas cinco décadas, en el planeta Tierra ha habido un aumento exagerado de agentes químicos, físicos, biológicos, mentales y nutricionales a los cuales nos estamos exponiendo los seres humanos en forma involuntaria generalmente y en forma voluntaria algunas veces. Por ejemplo, si usted me hace la pregunta, ¿en la comunidad homosexual cuál ha sido la causa del SIDA?, a la mayoría de los hombres homosexuales del mundo no les da SIDA, la homosexualidad ha estado presente en toda la vida de la historia de la humanidad y nunca había habido SIDA.

Solamente a algún sector de la comunidad gay masculina que usa drogas durante el sexo, que usa afrodisíacos durante el sexo, que usa poppers, el poppers es una droga que comenzaron a usar desde la década de los setentas la comunidad gay americana ...

SERGIO SARMIENTO: ¿Son anfetaminas?

ROBERTO GIRALDO: No, es un líquido parecido al éter, y se inhala,
es un afrodisiaco y está a base de nitritos y es tremendamente tóxico para el sistema inmunológico y está demostrado en animales de experimentación que el uso de poppers en animales produce inmunodeficiencia, sarcoma de Kaposi y produce un SIDA exactamente igual al de los humanos.

En los niños que nacen con SIDA no nacen con SIDA porque la madre sea VIH positivo, hay niños que nacen con SIDA inclusive con madres VIH negativas, pero si la madre se
expone durante el embarazo a agentes químicos, a agentes físicos, a agentes tóxicos, si por ejemplo la madre trabaja en una fábrica, donde sea una fábrica de irresponsables y esté sometida a una cantidad de pesticidas, herbicidas o productos químicos, y está embarazada, la madre puede tener un niño con inmunodeficiencia.

SERGIO SARMIENTO: ¿Pero no es muy común que, por ejemplo, que cuando una madre es seropositiva es casi invariable que su hijo tenga...?

ROBERTO GIRALDO: Lo que pasa es que la seropositividad es otra pregunta. ¿Qué indica la seropositividad. Para nosotros, nuestro grupo, el seropositivo no indica que esté infectado con el virus del SIDA. El ser seropositivo en las pruebas del SIDA indica que la persona está estresada, desde el punto de vista de que ha estado sometida a la acción de
agentes tóxicos por un periodo largo de tiempo. Las pruebas de Elisa, de Westerblot, y de carga viral dan positivas, dan más positivas mientras más exposición a agentes tóxicos haya tenido la persona. La diferencia entre una persona positiva y una persona negativa sería que la persona positiva tiene un estado de intoxicación mayor que la persona negativa.

SERGIO SARMIENTO: ¿A qué se debe entonces que hace algunos años dos equipos de investigación distintos, uno en Estados Unidos, otro en Francia, hayan llegado a detectar lo que ellos llamaban el virus de inmunodeficiencia adquirida.

ROBERTO GIRALDO: El doctor Stephan Lanka, virólogo alemán, miembro de nuestro grupo, considera que fue un artefacto de laboratorio. Yo hasta hace unos años creía que el virus del SIDA existía y que era un virus que había sido aislado, como se ha aislado el de la hepatitis o el del sarampión, de la varicela, la viruela, las paperas. Sin embargo, lo que se llama virus del SIDA nunca ha sido aislado ni fotografiado.


Simplemente el doctor Robert Gallo en Estados Unidos y el doctor Luc, también en París, en el año 83, identificaron unos cultivos de células y de sangre de unas personas que tenían SIDA, identificaron una enzima que se llama la trascriptasa reversa, y en ese momento se creía que siempre que se encontraba trascriptasa reversa era porque había la presencia de un retrovirus, que son unos virus especiales.

Ellos supusieron, el doctor Gallo, que fue el que armó todo el rollo, porque Luc Montagner no tiene nada que ver con este problema, este problema tiene nombre propio, el responsable de todo el error y toda la percepción, se llama Roberto Gallo, Director del Laboratorio de Virología del Instituto Nacional de Cáncer de los Estados Unidos. El doctor Gallo primero me parece que en una forma no de mucha decencia científica, utilizó los cultivos de Montagner, lo conoce el mundo entero.

SERGIO SARMIENTO: Recuerdo la gran controversia.

ROBERTO GIRALDO: Entonces vio una enzima en los cultivos de trascriptasa reversa y dedujo que ahí tenía que haber un retrovirus. Entonces en una forma de ligereza científica citó a una rueda de prensa, esa rueda de prensa, es bueno que ustedes lo sepan porque va a ser histórica, la humanidad va a recordar esa rueda de prensa, que se realizó el 23 de abril de 1984 en Washington. Roberto Gallo y la ministra, Margaret Heckel, le explicaron a los periodistas que los investigadores del gobierno americano acababan de descubrir un virus que parecía que causaba el SIDA.

Al día siguiente el New York Times y los principales periódicos del mundo publicaron en primera página: "investigadores del gobierno americano acaban de identificar el virus que causa el SIDA". Y lo más grave no es eso, lo más grave es que el mundo entero se tragó ese cuento. Y ese virus ni había sido aislado, ni había sido identificado, ni ese descubrimiento de Gallo había sido publicado, ni había sido presentado en ninguna discusión científica. O sea que toda la historia del SIDA nace de una ligereza de Roberto Gallo. Hoy en día se sabe, por ejemplo, nosotros durante muchos años, investigadores de mi grupo, estuvimos exigiendo a los investigadores que nos mostraran las pruebas científicas de la existencia del VIH, de que el virus existía y había sido cultivado.

Entonces el año pasado dos grupos independientes, uno en Inglaterra y otro en Estados Unidos, trataron de aislar el virus en la forma como se aíslan y se cultivan los virus, y no
pudieron detectarlo. Entonces llegaron a la conclusión de que parecía que era un virus muy caprichoso, que era un virus raro.

Nosotros decimos que nos tienen que mostrar la foto del microscopio electrónico del virus, que no existe. Todas los fotos que usted ha visto del virus del SIDA son esquemas de computador, porque el virus del SIDA fue que en los cultivos se iban sacando proteínas y se fue armando por computador lo que se supone que es el virus del SIDA.


Entonces yo creo que estamos frente al chasco más grave de la historia de la ciencia. Si lo que nosotros estamos planteando es cierto, y yo creo > que es cierto, estamos enfrente del problema más grave de toda la historia de la ciencia, porque nunca antes una enfermedad se le había entregado a la gente tanto como el SIDA. Entonces explicarle ahora a la gente que todo lo que se ha dicho es equivocado, que el virus del SIDA ni siquiera existe, que no hay ninguna posibilidad de vacuna, porque, ¿cuál vacuna y contra qué?, si el virus ni existe, pues va a ser una situación muy grave.

Pero no va a ser una situación muy grave para todo el mundo, va a ser una situación muy grave primordialmente para los institutos de investigación del gobierno de los Estados Unidos que permitieron ese tipo de cosas.

SERGIO SARMIENTO: ¿Cuál ha sido la recepción de la comunidad científic internacional de estas ideas suyas, que son evidentemente controvertidas? Y se habla mucho de un grupo, de "nosotros", ¿quiénes son ustedes?

ROBERTO GIRALDO: Independientemente fuimos apareciendo investigadores en muchos países, en Estados Unidos el doctor Peter Trusberg, es un virólogo de California, Papadópulos en Australia, yo estaba en Colombia y fueron apareciendo otros investigadores epidemiológicos en distintas partes del mundo. Hace cinco años en California se formó el grupo que se llama "Grupo para el replanteamiento científico del SIDA", se formó en la
Universidad de California en Berkeley.

Cuando yo entré al grupo, yo entré hace cuatro años, éramos 30, fui el primer hispanoamericano del mundo que entró al grupo. Hoy en día en el grupo somos unos 2,500, 3 mil investigadores de 50 países, hay varios médicos mexicanos que son parte del grupo. Usted dirá que ya son muchos, pero no somos tantos, porque los investigadores que deciden el mundo pueden ser unos 15 mil, o sea que nosotros todavía somos una minoría.

SERGIO SARMIENTO: Pero ya es una minoría significativa.

ROBERTO GIRALDO: Ya es una minoría significativa, ya tenemos organizaciones, ya estamos asociados, nos tocó crear nuestra propia revista, que se llama "Continum", que se edita en Londres, porque las revistas de ciencia no querían en un principio publicar ningún artículo nuestro.

SERGIO SARMIENTO: ¿Por qué?

ROBERTO GIRALDO: Porque lo que estamos planteando va a crear una controversia gravísima. Si lo que nosotros estamos diciendo es cierto, y escierto, es muy grave, porque las compañías farmacéuticas americanas, que han invertido millones de dólares en buscar una droga para matar el virus del SIDA, o sea para matar un fantasma; las pruebas que se han inventado para detectar un virus que es otro fantasma; o sea, es un chasco muy grave.
Además los millones de dólares invertidos, los intereses económicos que hay son muy graves.

SERGIO SARMIENTO: ¿Entonces qué nos dice una prueba como la prueba de Elisa, si no existe virus?

ROBERTO GIRALDO: La prueba de Elisa y la prueba de Westerblot -yo trabajo con esas pruebas- son pruebas que detectan anticuerpos poliespecíficos. Todo ser humano que haya estado expuesto a diferentes tipos de infecciones o de tóxicos por un periodo largo de tiempo tiene mucha cantidad de anticuerpos poliespecíficos, por ejemplo las mujeres que
han tenido varios embarazos, más de cinco embarazos, que tienen una cantidad de anticuerpos poliespecíficos muy grande en su sangre y pueden dar positiva la prueba del SIDA.

Por eso es que el SIDA está en este momento en aumento en el Africa y en Asia, y sobre todo en mujeres, porque es ahí donde están haciendo la prueba a gente que tiene que dar positiva. Lo raro sería que la gente que ha tenido más de cinco hijos no diera positiva. O sea, la prueba está detectando anticuerpos que no son anticuerpos contra el virus del SIDA.

Es que el problema más grave de la ciencia del SIDA es que como el virus del SIDA nunca ha sido identificado, en estas pruebas ninguna es específica. Pero existe una cosa muy interesante, yo trabajo con estas pruebas en la universidad donde trabajo y las compañías farmacéuticas, por ejemplo Abott y Rotschield, que fabrican estas pruebas, ellos lo saben, y en las directrices que vienen con los kits de la prueba dice claramente limitaciones del procedimiento. Dice: "estas pruebas no deben ser usadas por ningún motivo para diagnóstico del SIDA".

SERGIO SARMIENTO: ¿Así dicen las pruebas que se usan para diagnóstico del SIDA?

ROBERTO GIRALDO: Claro, dice específicamente ahí, o sea que las compañías se lavan las manos para las posibles demandas que van a haber en un futuro.

SERGIO SARMIENTO: ¿Qué significa, suponiendo que sus hipótesis sean correctas -yo sé que usted está cien por ciento convencido, tan convencido como puede estar un científico-, qué significa esto para la gente común y corriente, qué significa para la humanidad? ¿Qué significa esto para todas las ideas que tenemos de la forma en que se contrae el SIDA, significa esto que hay que variar las prácticas sexuales, significa esto que se debe dejar de usar el preservativo, qué significa para la gente común y corriente?

ROBERTO GIRALDO: Primero que todo no se debe dejar de usar el preservativo, pero se debe dejar el preservativo por cosas específicas, no por evitar el contagio del virus del SIDA. Hay que explicarle a la gente joven, y a toda la gente, primero, que hay que tener una relación sexual con responsabilidad, y hay que usar preservativos o condones para evitar las enfermedades venéreas, porque la gonorrea, la sífilis produce inmunodeficiencia y pueden llevar a un SIDA, y se contagian con mucha frecuencia. Hay que evitar enfermedades venéreas. Segundo, el contacto con exceso de semen produce inmunodeficiencia. Ese es un tema del cual podríamos hablar.

Hay que explicarle a la gente, a las muchachas jóvenes, a los hombres homosexuales, que hay que evitar el contacto con el semen, que hay que usar condón de todas maneras. Pero además hay que explicarle a la gente que hay que usar condón, pero que el hecho de que se use condón no le permite que se use la relación sexual drogas como afrodisíacos, porque
son las drogas y los afrodisíacos que se usan durante la relación sexual lo que da el SIDA. Entonces yo creo que las políticas de repartir condones...

SERGIO SARMIENTO: ¿Por qué entonces en Africa, donde no existe la práctica del uso de drogas junto con el acto sexual es tan común el SIDA?

ROBERTO GIRALDO: El SIDA en Africa es un SIDA distinto. No tiene nada que ver con drogas, como el SIDA de América Latina, que tiene que ver más con contaminación que con otras cuestiones, en parte con drogas. El SIDA en Africa es un SIDA por desnutrición y por hambre.

SERGIO SARMIENTO: ¿Por qué no había aparecido antes?

ROBERTO GIRALDO: Lindísima pregunta. Yo me demoré cinco años para resolver ese problema de por qué no había SIDA en el Africa. Yo fui estudioso de la patología del Africa durante quince años de mi vida, y donde hay SIDA hoy en día es en los países más pobres de Africa, en Zaire, en Uganda, en Ruanda.

En los países ricos de Africa no hay SIDA. Además en Sudáfrica, donde hay SIDA, es un SIDA de la comunidad homosexual, es un SIDA de los drogadictos. En El Cairo es un SIDA de drogadictos. En las capitales de los países ricos del Africa es de los drogadictos, pero en los países pobres de Africa el SIDA es un SIDA de pobreza y desnutrición. Ahora,
¿por qué no existía SIDA en Africa antes si la pobreza ha existido siempre? Porque nunca antes el ingreso per cápita de Uganda y de Ruanda había estado en los límites a que llegó en la década de los setenta y ochenta de este siglo.

La pobreza a que ha llegado el Africa Central de la década del cincuenta a los ochentas es increíble. Si usted lee los informes de la Organización Mundial de la Salud de los niveles de pobreza de los niños, del hambre, de la desnutrición, si usted lee únicamente las cifras de la Organización Mundial de la Salud, de incremento de tuberculosis, de lepra, de enfermedades transmisibles en el Africa, en estas décadas que indican que si hay pobreza no hay comida, y si no hay comida hay inmunodeficiencias, si hay inmunodeficiencias aumentan las enfermedades infecciosas. Entonces el SIDA del Africa es el máximo estado de deterioro a que pueden llegar los africanos por pobreza y por desnutrición. Pero un momentito, porque usted me dice ahora que qué importancia tiene nuestra teoría para la humanidad.

Para la humanidad tiene una importancia tremenda, primero porque el SIDA como enfermedad tóxica es una enfermedad curable. Nosotros tenemos cientos de casos en el mundo de personas con SIDA que están curadas. Se desintoxica a la persona, se suspenden los tóxicos y se cura completamente. Le damos una esperanza a la gente de vivir.

Segundo, la gente tiene que suspender este pánico. Una de las actividades más importantes de la vida del ser humano es la actividad sexual. Además el hecho de que usted y yo
estemos aquí es gracias a la actividad sexual de nuestros padres. Pero hoy en día con el problema del SIDA le han dado la idea a la gente de tenerle asco a la actividad sexual, pánico a la actividad sexual y yo creo que eso está equivocado. Hay que tener una actividad sexual responsable, sin exposición a tóxicos. Pero la parte más importante de nuestra teoría es que nuestra teoría demuestra que el SIDA es el máximo estado de deterioro a que puede llegar el ser humano por la exposición a agentes tóxicos.Y esto indicaría que el SIDA es el pico de un iceberg y que esto indica que la especie humana es una especie en peligro de extinción.

Entonces si nosotros estamos en lo correcto, como creemos que estamos, y el SIDA es una enfermedad tóxica, pues entonces nos tenemos que unir los médicos, los investigadores, los científicos, los periodistas, con todos los defensores del medio ambiente, con los grupos ecologistas a tratar de defender realmente el planeta. En ciudades como México, con uno de los niveles de contaminación más altos del mundo, ustedes tienen de los niveles de inmunodeficiencia más altos del mundo también. Porque por los niveles de contaminación ambiental tan grandes como hay en la Ciudad de México los niveles de enfermedades infecciosas, de alergias, asma, es muy alto, y los niveles de infecciones como gripas, infecciones por ciertos virus están aumentando en la Ciudad de México.

Usted ve las estadísticas de enfermedades infecciosas y hay un > incremento. Están aumentando no porque se nos dice que los microbios se están volviendo malos y se están mutando. No, los microbios no son malos y además no tienen esa mentalidad. Los malos son los industriales o ciertas personas que están contaminando el planeta de forma irresponsable, están haciendo que las defensas del individuo se bajen y entonces se incremente toda esta cuestión. Entonces desde el punto de vista de salud pública, desde el punto de vista de preservación de la especie nuestra teoría es una teoría que defiende la especie humana.

La teoría del virus es una teoría que además de estar equivocada tapa la verdad y entonces nos va a permitir que el SIDA se riegue, que continúe la contaminación, continúe el uso de drogas, continúe la exposición a tóxicos.

Hay un caso que le voy a contar y es rápidamente. Hay un muchacho que se llama William Lam, que es miembro de nuestro grupo, a William Lam le da SIDA hace cinco años, y de este podríamos citar miles de casos, le da SIDA con toxoplasmosis, neumonía, todas las infecciones y la prueba da positiva.

Todo el cuadro. Entonces dice: "Me lo tuvo que haber pegado mi esposa porque yo no me he acostado con nadie, no me he puesto sangre ni me he inyectado con drogas." Le hacen la prueba a la esposa y la esposa resulta negativa.

El queda muy preocupado y los médicos le dicen que seguramente no se acuerda, de alguna relación homosexual, y él no entiende, dice que no tiene ninguna razón para ser positivo. Entonces va a la biblioteca, él es un PH en ciencias agrícolas, se va a la biblioteca, y estudiando en la biblioteca encuentra a nuestro grupo, y encuentra que hay unos científicos en el mundo, que hay unos investigadores que proponemos que el SIDA es un SIDA tóxico.

Ese día entiende cuál es su enfermedad. William Lam es un experto en ciencias agrícolas que durante 25 años trabajó como Director de Fumigaciones en granjas agrícolas de Missouri. Entonces cuando le hacen estudios en la sangre le encuentran que tiene niveles tóxicos altos de pesticidas y herbicidas. Se desintoxica y está curado. Acaba de publicar un libro sobre el SIDA, es un miembro activo de nuestro grupo. Y así habría muchísimos más.

SERGIO SARMIENTO: En este caso, por ejemplo, si hay una persona seropositiva que tiene relaciones normales con una persona seronegativa, ¿eso significaría que como no hay un virus y no es una enfermedad infecciosa, esto no significaría que hubiera una infección...?

ROBERTO GIRALDO: Yo le diría a usted lo siguiente. Cuando un médico,científico o investigador, le diga a usted que el SIDA es una enfermedad infecciosa que se contrae por contacto sexual, dígale que le muestre el trabajo científico que demuestre a ciencia cierta que el SIDA se contagia con contacto sexual. No existe ninguna investigación científica que demuestre eso, se sospechó, se asumió.

SERGIO SARMIENTO: Entonces toda esta información en el sentido de que el virus está en la sangre pero no en la saliva, que está en el semen, pero que no se transmite por beso, ¿de dónde surge?

ROBERTO GIRALDO: En un libro que acabo de escribir tengo un capítulo que le llamo "La crisis del método científico". Yo creo que una de las epidemias más grandes que hay en este momento en el mundo, y que va paralela a la epidemia del SIDA, es la epidemia de la crisis del método científico.

Si usted ve la cantidad de estupideces que están publicando las revistas de ciencia, las bobadas, hay una cantidad de investigaciones que cuando usted las estudia con cuidado encuentra que ni siquiera hay controles. No tienen controles doblemente ciegos.Al doctor

David Hall, que es uno de los investigadores grandes en Estados Unidos de la cuestión del SIDA y que propone el uso de drogas antirretrovirales, de cócteles, le decíamos nosotros hace un año: ¿cuáles son los estudios que usted ha hecho, doblemente ciegos y controlados en enfermos con SIDA? Y nos decía: "es que en SIDA no se pueden hacer ese tipo de estudios". Porque es inmoral no darle drogas a una persona que sabemos que son buenas. ¿Pero cómo sabemos que son buenas si no las probó? O sea, es toda una clase de inmoralidad científica, de violación del método científico.

Usted lo encuentra en revistas de una calidad como Science, como Nature, que son revistas de la ciencia de una calidad increíble. Hay un artículo que le voy a mencionar, rápidamente, que yo invito a la comunidad científica que me está escuchando a que lo revise, que es el artículo que publica en Science Roberto Gallo.

Se llama "Aislamiento de un virus en personas con SIDA", pero usa la palabra "aislamiento", en 1984, revisen los artículos y se dan cuenta que ahí no hay ningún aislamiento, y sin embargo la revista publica eso.

No debieron haber permitido eso. Porque el tipo no aisló ningún virus, el tipo lo que hizo fue sospechar, presumió que porque había una enzima en un cultivo posiblemente había un virus ahí, pero nunca lo ha demostrado. Está plagada de errores toda la ciencia del siglo.

SERGIO SARMIENTO: Doctor Giraldo, se nos ha acabado el tiempo, pero quiero agradecerle el haber estado con nosotros en La Entrevista, en este tema tan particularmente controvertido.

ROBERTO GIRALDO: Muchas gracias.

SERGIO SARMIENTO: Amigo televidente, que nos hace el honor de prestarnos atención, y hace posible también este programa, se lo agradezco también.

Eso es todo, nos vemos la próxima.

Robert Gallo (Izq) y Luc Montagner (Der)

Entrevista con el Dr. Peter Duesberg
Candidato a Premio Nobel de Medicina

La polémica sobre las causas del Sida y el fin de la ciencia
El Pequeño Periódico Edición No. 51 de Noviembre/Diciembre de 1998

"AÚN HAY MUCHAS PREGUNTAS SIN CONTESTAR"

La siguiente entrevista fue concedida por el Doctor Peter Duesberg al Director
de EL PEQUEÑO PERIODICO, Angel Galeano, en el marco del I Congreso Internacional
"Sida sin VIH: ¿mito o realidad?", realizado en el Auditorio Luis A Calvo, de la
Universidad Industrial de Santander, en Bucaramanga, Colombia (Octubre de 1997),
donde el Doctor Duesberg y otros investigadores de varios de países se reunieron
para compartir sus trabajos científicos.
El Doctor Duesberg es miembro de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos y
candidato a Premio Nobel de Medicina. Fue el primer científico que en la década
de los 80 postuló al SIDA como una enfermedad adquirida por el abuso de drogas.
A su alrededor se fueron aglutinando investigadores de diferentes países que han
generado una valiosa hipótesis que hoy pone en entredicho toda la formulación
oficial, al plantear que el SIDA no es una enfermedad infectocontagiosa ni se
transmite sexualmente. El Doctor Duesberg ha sido censurado en los Estados
Unidos por su teoría y ha sufrido la persecusión y sus trabajos han sido
ignorados por la gran prensa. El gobierno norteamericano, por intermedio de las
entidades oficiales de salud, le ha quitado todo apoyo financiero a sus
investigaciones, por lo cual el doctor Duesberg ha tenido que proseguir sus
trabajos con sus propios medios.
P. Doctor Duesberg, ¿cree usted que la ciencia ha llegado a su fin?
R. No, yo no creo que la ciencia haya llegado a su fin. Pienso que hay algunas
disciplinas como la física o la química inorgánica, que han alcanzado ciertos
niveles que pueden señalar una terminación, pero en la biología, por ejemplo,
aún hay preguntas fundamentales que no han sido contestadas. Hay unas leyes como
aquella del dogma central, DNA-RNA-PROTEINAS, que son muy básicas, Sin embargo,
no sabemos, por ejemplo, la causa del cáncer, todavía no la podemos explicar,
tampoco del Alzheimer. Quiero decir que se han formulado muchas hipótesis, pero
son aún muy simples, como lo es la del SIDA. No es que crea que el SIDA sea tan
complicado, en mi opinión, el SIDA es sólo drogas, pero la mayoría de
científicos corrientemente piensan que la causa es el VIH. Entonces, hasta que
los científicos no logren un consenso y puedan curar el SIDA, no podremos decir
que la ciencia haya llegado a un nivel superior. Hasta que las grandes preguntas
no hayan sido contestadas, no podemos pensar que el papel de la ciencia haya
terminado. Al contrario.
P. ¿Qué importancia tiene para su trabajo científico el Simposio de Bucaramanga?
R. Creo que es más importante de lo que todos piensan por la magnitud, el hecho
de que se realice en un país como Colombia, la calidad de las personas
asistentes y por el tremendo problema que se plantea en éste, alrededor de la
integridad científica, abierta a diferentes puntos de vista. Aquí se delinea el
SIDA de una manera completamente abierta. Todos los otros significados del SIDA
desde 1984 han sido conducidos bajo la hipótesis de que el VIH causa el SIDA.
Pero esa hipótesis no ha producido nada, nada. Si tenemos que curar un sólo
paciente con SIDA por quince mil millones de dólares, no tenemos nada. No
tenemos vacunas, no tenemos drogas, no tenemos nada. Nada se produce de eso. Sin
embargo, existe una ortodoxia tan fuerte que insiste en afirmar que lo sabe
todo. Se realizan encuentros internacionales anuales alrededor del SIDA, a los
cuales no se invita a nadie que no crea en el VIH y eso es extremadamente grave
para la ciencia. Eso puede ser religión, puede ser política, pero no ciencia. La
ciencia es tradicionalmente abierta a otras posibilidades, especialmente cuando
no se tienen resultados. Actualmente no se tienen resultados. No sabemos cómo
tratar el SIDA. No sabemos cómo prevenirlo. No sabemos cómo curarlo. No hay
vacunas. No hay nada. Entonces, en este caso, el método científico debe abrir
las puertas a todas las posibilidades, dejándolas competir como en un mercado
libre. Eso es lo que ha hecho este Encuentro de Bucaramanga, lo cual muestra que
aún es posible, en un área en donde todo está controlado por la plata, por las
grandes compañías y por la mega-ciencia. Este es un evento muy importante que
genera confianza a personas como yo, pues encuentro a un grupo de científicos
que están pensando lógicamente y si descubren que algo es erróneo, pues lo
dicen. No obtenemos resultados, no obtenemos tratamiento, no obtenemos cura,
entonces es necesario hacernos algunas preguntas, y eso no es posible en la
mayoría de lugares. La mayoría de las grandes universidades de norteamérica no
permiten un seminario sobre este aspecto. Están todas cerradas porque si usted
habla, ellos podrían perder sus fondos, podrían perder a sus amigos, las grandes
compañías les quitarían su apoyo y podrían quedar sin sus tremendos megabyte de
entradas.
Este Encuentro muestra cómo deben funcionar las cosas en la ciencia. Si tenemos
un problema, tenemos que hablar de ello. Cualquier persona puede hablar de ello.
Algunos dicen que el VIH no existe, otros que el VIH es un virus, y, claro está,
aquí, en este Encuentro, la mayoría sugiere la no existencia de tal virus. Y
esa, yo creo, es la dirección correcta. Aquí se han presentado muy buenos
documentos, no solamente los míos, sino muchos otros, donde se plantea que ésta
es posiblemente el único camino a seguir. En la dirección del virus hemos ido
durante quince años, con este resultado: ni una sola persona ha sido curada.
P. ¿Qué lo impulsa a seguir adelante en el estudio del SIDA?
R. Soy feliz de estar en el tema, porque he trabajado con retrovirus la mayor
parte de mi vida y un retrovirus ha sido postulado como la causa del SIDA y en
nombre de esa hipótesis no se ha hecho ningún progreso. Mucha gente ha perdido
su vida, intoxicada con AZT. Hay una cantidad de gente que está sufriendo en
nombre de esta hipótesis. Tengo una larga lista en esta historia para mostrar.
Yo hice toda mi carrera en retrovirus. Hubo una época en la que, me gustara o
no, como era un científico reconocido, tenía que decir si había algo erróneo con
respecto al VIH-SIDA. Si usted piensa en la integridad científica, no trabaja
solamente por plata ni reconocimiento, sino también por la dignidad. Había que
decir si la ciencia estaba en lo correcto, y resulta que no lo estaba. Entonces,
me involucré más de lo que inicialmente esperaba. Planteé mi punto de vista.
Dije: aquí hay algo erróneo, consideren ésto y denme una respuesta, pero nadie
me respondió. Desde entonces fuí esencialmente excluído.
Esta es la razón por la cual estoy en el trabajo del SIDA. He encontrado una
cantidad de personas sufriendo de una manera innecesaria porque resultaron VIH
positivos, y cientos de miles de ellos están siendo tratados con AZT para matar
un virus que puede no ser la causa del SIDA. El AZT es una droga extremadamente
tóxica, desarrollada hace trece años sólo para la quimioterapia. Esta es, de
alguna manera, la razón que me mueve, algo así como el sueño de un estudiante de
la ciencia. Tan romántica como suena, pero la lleva cada científico a donde
quiera que va. Esa fue mi causa. Yo tengo que decir que a pesar de que fuera
impopular para mi carrera, y lo fue, ésta es una excepción.
En los últimos años nadie quiere invitarme a ningún encuentro porque estoy
cuestionando el VIH, y cuestionando la gigantesca inversión, la gigantesca
industria. La industria de cincuenta billones de dólares que se han gastado. En
nombre de la tecnología científica no podemos tener toda esa gente sufriendo y
muriendo innecesariamente. Y lo digo porque la están matando con AZT. La droga
no sólo no les ayuda, sino algo peor, el AZT realmente los está matando. Usted
debe haber visto como se ponen las personas cuando se les aplica quimioterapia:
pierden peso, se les cae el pelo... ¡cómo se vuelve la vida de la persona! Y
todo en nombre de una hipótesis que hasta ahora no ha curado a nadie. Esto es lo
que quiero decir. El precio es alto pero, este Encuentro es una recompensa. Esta
es una gratificación. Muchas personas esta noche, en este mismo instante, no
están tomando la droga y están vivos. Este es probablemente el mejor objetivo
posible. Mostrarle a la gente que éste es el camino correcto a seguir, y que
prosigan su vida sin drogas y se sientan felices.

TODA LA INFORMACION QUE APARECE EN ESTA PAGINA SE OFRECE A CUALQUIER PUBLICO DE MANERA TOTALMENTE GRATUITA,

RECONOCEMOS EL GRAN MERITO DEL TRABAJO Y ESFUERZO DE LOS AUTORES DEL MATERIAL QUE AQUÍ SE PUBLICA. SE RESPETAN TODOS LOS DERECHOS INTELECTUALES DE LOS AUTORES Y SUS TITULARES.